¿Cuánto nos costará el superávit?

pdf

Siento mucho que Ricardo Ffrench-Davis no haya sido escuchado. Y lo siento no sólo porque su opinión goza de prestigio académico —Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales 2005—, sino también porque está investido de autoridad política. French-Davis es presidente de la Comisión Económica y Social de la Democracia Cristiana, la mayor colectividad de la coalición gobernante, y la principal fuerza política del país.

Ffrench-Davis proponía expandir significativamente el presupuesto del año 2007. Pensaba que el aumento responsable del gasto público habría de inyectarle una dósis de optimismo a la actividad productiva. De este modo, el crecimiento del PIB se vería empujado por sobre el 6 por ciento anual, dándonos el equivalente a unos dos mil millones de dólares adicionales. Una cifra nada alejada de la tasa registrada el 2005, ni de las proyecciones hechas por el Banco Central para el presente año.

Pero Ffrench-Davis no fue oído. A veces el optimismo no es una poción fácil de administrar en cuerpos presos de la desconfianza. El modesto Imacec de septiembre, uno de los más bajos del año, confirma la desaceleración económica y, en el horizonte, una tasa de crecimiento del 4,5%, muy coherente con el promedio del 4% de los últimos diez años.

¿Cuál es la paradoja? Pues, que no nos quedamos por falta de recursos, sino de empuje. Que entre enero y septiembre de este año Codelco reportó utilidades por siete mil 249 millones de dólares, 117 por ciento más que durante igual período del 2005. Que esto se traduce en un superávit fiscal del 6,5 por ciento del Producto Interno Bruto… ¡4.953.636 millones de pesos!

El 51 por ciento de los chilenos cree que los excedentes del cobre deberían invertirse en obras públicas y en reajuste de salarios. Y probablemente no mencionen defensa porque están enterados que, en lo que va del año, Codelco ya ha aportado a las fuerzas armadas 971 millones de dólares.

Quizá sea hora de hacernos la pregunta correcta. Aquella que hoy por hoy empiezan a hacerse los reformadores del viejo continente: «¿Cuánto nos ha costado a los españoles el déficit cero de los últimos 10 años? Años en los que países de mucho más peso y solidez económica de la zona euro superaron el límite del 3% establecido por los Tratados de la Unión Europea».

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: