Adimark Alineada

pdf
 
La Tercera titula: «Escándalo en Educación empeora imagen de corrupción en el gobierno». Y El Mercurio subraya: «La corrupción es la nueva piedra del zapato del gobierno». ¿De dónde sale todo esto? De la boca de Roberto Méndez, director de Adimark, al difundir el último sondeo de opinión de la empresa: «La corrupción es la nueva piedra del zapato del actual gobierno, transformándose en un problema preocupante, que ha alcanzado niveles políticamente relevantes, incluso, pudiendo afectar los próximos comicios electorales».
 
La sentencia/cuña, desde luego, está pensada para crear un golpe de efecto. ¿Por qué colegir esto? Primero, porque Méndez presenta la corrupción como un problema del gobierno; no de las empresas; no de los privados. Segundo, porque pretende instalar la idea de que la corrupción es un problema emergente, actual y de rápida expansión. Tercero, porque amplifica de tal manera el asunto, que más parece estar preocupado de inhibir la acción del conglomerado de gobierno en las próximas elecciones municipales, que de revelar el estado de la opinión.
 
¿En qué se basa Méndez para sacar estas conclusiones? Se funda en la respuesta inducida por la pregunta: «Usted aprueba o desaprueba la forma como Michelle Bachelet y su equipo de gobierno están manejando los siguientes temas». Donde se le ofrecen al entrevistado ocho problemas que debe ponderar, a decir, las relaciones internacionales, la educación, la salud, la economía, el orden público, el Transantiago, la delincuencia, y, claro, la corrupción. Quedan fuera las políticas hacia la mujer, la atención a la niñez, y otras materias en que el Ejecutivo obtiene buena evaluación de la población. Por cierto, Adimark no pregunta qué tan bien aborda la derecha estas cuestiones. Luego, con esta información —y para trazar una línea de tendencia— Adimark concluye que en los últimos tres meses la desaprobación al gobierno, en lo relativo a la lucha contra la corrupción, no se ha movido del 70 por ciento. Esta es toda la base real de Méndez.
 
¿En qué momento Adimark introduce el tema de la corrupción? En agosto de 2007, cuando el nuevo ítem marcaba el 50% de desaprobación. No antes. Ni en la encuesta de abril de 2007, y tampoco en la encuesta de junio de aquel año, aparecen. ¿Es que el tema de la corrupción estaba en la prensa, sensibilizaba a la opinión, y la llevaba a constestar de la manera esperada? No; nada de esto. Cuando Adimark realizó el trabajo de campo de agosto, en los medios destacaba sólo una noticia referida a la corrupción —la de los “empleos brujos” de la Quinta Región— entre muchas otras más relevantes como el salario ético, el Transantiago y las pérdidas agrícolas. Lo mismo que ahora con las subvenciones que, sólo a partir del 20 de febrero, cuando Pérez cita a Provoste a La Moneda por irregularidades, se difunde en la prensa.
 
¿Dónde está el truco? ¿En qué consiste el genio de esta coalición de intereses? Pues, en poner una piedra en el zapato del gobierno, sin que la Concertación se dé cuenta.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: