El Retorno De Los Dioses

pdf
 
“Taquipuniw aka pachanx mayaki”
(Todo en este mundo es una única realidad)
 
La cita corresponde a un precepto moral aymara. Uno de sus más elevados cánones morales. Acaso el más profundo sentido de la vida que imprimieron a sus existencias pueblos habitantes del norte que, como el diaguita, vieron la extinción de su lengua. La sentencia significa que el universo es un todo relacionado, donde los elementos tienden a la armonía.
 
Hay quienes aprecian este modo de mirar las cosas. Hay quienes se han sentido fascinados por la verdadera sabiduría que exhibe. Hay quienes han elegido el epígrafe para sentar la primera piedra de una larga reflexión, como la Historia General de Chile que se ha propuesto escribir Alfredo Jocelyn-Holt Letelier. Sorprendentemente, es a la luz de dicho relato histórico, cuando se revela elocuente el racismo atávico que todavía palpita en nuestra sociedad, y que supura sempiterno bajo la costra política conservadora de «Sobre estigmas y dramones».
 
Jocelyn-Holt Letelier niega nuestro racismo. También niega el clasismo, así como los excesos misóginos de nuestra cultura política. El licenciado en derecho parece creer que basta con el puro formalismo institucional para instalar la igualdad de todos ante la ley. Por eso piensa en la acusación constitucional como algo desprovisto de motivaciones ajenas a las del recto raciocinio jurídico. En su perspectiva, bastante ilustrada por lo demás, no hay lugar ni muy remotamente para sospechar de una maniobra política.
 
El académico de derechas quiere creer que Chile ha avanzado lo suficiente como para que discriminaciones étnicas, clasistas y de género, no impidan a nadie llegar a ser Presidente de la República. Jocelyn-Holt Letelier quiere ignorar que los peores efectos de cualquier nueva lucha de reconocimiento se hacen sentir precisamente mucho después de haberse conseguido el cambio de la Ley. Sin embargo, la historia está henchida de ejemplos en que el Estado de derecho precede al ejercicio del derecho. Así ocurrió con la abolición de la esclavitud: Martin Luther King, el líder negro, cae víctima de la violencia racista un siglo después. Así mismo sucedió con las leyes del trabajo: Tucapel Jiménez es asesinado casi ochenta años más tarde de promulgada la ley de silla, la primera legislación laboral chilena.
 
Jocelyn-Holt Letelier recuerda —pero prefiere enviar a su subconciente— el incidente del 3 de agosto de 2005, cuando, al igual que ahora respecto a la ministra Provoste Campillay, desplegó todo un arsenal de prejuicios contra la candidata Bachelet. «En concreto —le espetó entonces—, pienso que es usted un producto mediático, populista, una carta tapada, no reconocida aún de la fuerza militar». Y cerró su interpelación dejando en manos de la aspirante presidencial el peso de la prueba, o sea, la respuesta a las propias aprensiones del interrogador: «Le agradecería mucho que usted, más allá de un mero desmentido de lo que he dicho, fundamente por qué no deberíamos sentir, por lo menos yo, esta fuerte desconfianza».
 
No lo dice así hoy, pero suena igual que como lo dijo ayer: «Le agradecería mucho ministra que usted fundamentara por qué me he formado la convicción de que Chile ya no es un país racista». Jocelyn-Holt Letelier sabe que la respuesta está en el mito del retorno de los dioses, que latamente explica en el primer tomo de su Historia General de Chile. Nuestro historiador, al igual que el conquistador español, en un todo abarcador conforme a parámetros europeizantes, no hace sino negar las segregaciones de raza, de clase y de género, que aún impregnan la estructura social. Según esta visión, como hace más de quinientos años, todos, dominadores y dominados, compartiríamos la misma esperanza y, gracias a esta equivalencia, nos haríamos iguales ante la Ley y el Derecho… Aún tratándose de una querella política.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: