Crisis, Conflicto Y Proyección De La Concertación

pdf 

¿Crisis o conflicto? ¿Hay diferencias entre ambos conceptos? Por donde se le mire, lo que está abierto en la Concertación es una crisis. Ya no se pueden sospechar escaramuzas ni dar por insignificantes lo que a todas luces son circunstancias graves. Lo que está en curso es una crisis. Un hecho que interrumpe los contextos habituales de solución de controversias en la coalición. Un episodio que revela no sólo movilizaciones tácticas, sino decididamente estratégicas, lo que significa que a estas alturas las acciones de los interlocutores apuntan hacia un nuevo equilibrio político; en realidad, hacia un cambio en las correlaciones de fuerzas.

 

¿Cuáles son los síntomas de la crisis? Desde que el jueves 22 de mayo, cuando los timoneles del PPD y del PR comunicaron a sus pares la voluntad de sus partidos de presentar una lista separada de concejales, la tensión del conflicto no ha cesado de aumentar de manera rápida y sostenida. La velocidad con que se han sucedido los acontecimientos ha llevado a los actores a tomar decisiones urgentes. Se han intensificado las comunicaciones, y han proliferado las opiniones y amenazas. Se han perfilado con nitidez los protagonistas y los alineamientos en torno a las dos opciones en pugna, al tiempo que ha aparecido el tercero mediador que ha buscado conciliar posiciones: la Presidenta Bachelet ha convocado a los ex Presidentes. Antes, el ministro del Interior hizo esfuerzos por impedir que el conflicto escalara. Lo hizo actuando con relativo éxito sobre los tiempos de la negociación. Quedan dos meses, dijo, fijando una expectativa que ayudó a descomprimir la presión, si bien no ofreció una solución de continuidad.

 

Los tiempos de esta crisis no son difíciles de identificar y manejar. El momento inicial estuvo marcado por la notificación hecha por el PPD-PR. El punto de no retorno está signado por la reunión del jueves 5 de junio donde los timoneles de los partidos optaron por llevar listas separadas. Y, por último, el momento que inicia la fase final del proceso: «las discusiones y peleas terminan la noche en que se vence el plazo para inscribir las listas respectivas en el Registro Electoral. Después ya se combate por los votos» —ha dicho René Abeliuk. Esto ocurrirá el 28 de julio. Entonces se avanzará hacia un estado de mayor pacificación y distensión.

 

Pero la crisis no puede ser entendida en la perspectiva del orden, el consenso y el acuerdo, como parecen verla observadores y analistas que tuvieron cierto protagonismo en la transición democrática. Las características del actual trance más bien sugieren un conflicto larvado que, al no haber hallado cauces de solución, se ha expresado a través de crisis sucesivas. Los quiebres del PPD, primero, y de la DC, después, no hacen sino actualizar un conflicto preexistente. La crisis actúa así al interior de los partidos y de la coalición como exacerbación del conflicto, que, a su vez, se reproduce a través de ellas. Es imposible no traer a la memoria el primer esfuerzo de elaboración de la crisis concertacionista publicado hace exactamente diez años bajo el título La gente tiene razón. Es contemporáneo a otro de igual relieve que paradójicamente —lo escribió Genaro Arriagada— vaticinaba el big bang del sistema de partidos. Incomprendido en su tiempo, el manifiesto fue tildado de autoflagelante, mientras sus reflexiones se perdieron en la depresión económica, la acusación contra Pinochet y la liza electoral que le sobrevinieron: la primaria Lagos/Zaldívar y la presidencial con segunda vuelta Lagos/Lavín. Otros intentos de elaboración surgirán después.

 

Por eso puede decirse que la notificación del PPD-PR gatilla la crisis, pero no el conflicto. La crisis irrumpe favorecida por condiciones objetivas de desconfianza recíproca entre los actores. Lo que hace la declaración de intenciones es agudizar el conflicto y llevar la tensión al límite. Es eficaz porque consigue movilizar recursos tácticos persuasivos. Sus dirigentes se muestran resueltos y, sobre todo, seguros de lo que hacen, y ello es percibido como una amenaza. Al principio parecen estar amparados por la autoridad moral del ex Presidente Lagos, hasta que Lagos da una señal en contrario. Pero la pretensión del PPD-PR es resistida con un despliegue de recursos de igual magnitud. Tanto así, que la Presidenta Bachelet y los líderes clásicos de la Concertación son exhortados a mediar. Todo ello en un clima de incertidumbre, de riesgo y urgencia. Cada cual sabe que se juega el futuro de su colectividad, de la coalición, y del gobierno. 

 

El escenario es uno de transición entre la estabilidad relativa y la búsqueda de un nuevo equilibrio. Fase ésta de confrontación crítica, en proceso de evolución hacia otra de lucha, y cuyos caracteres pueden avizorarse en la pugna sostenida con Chile Primero y con Zaldívar y su tienda política en formación, el PRI: un enfrentamiento dialéctico incesante, luego uno parlamentario beligerante y obstruccionista y, próximamente, el electoral, la prueba de fuego. Por eso, los actores, los principales actores son — ¡cómo ignorarlo!— los partidos víctimas de estas fracturas y, por lo mismo, los más apremiados a aplicar el torniquete, detener la hemorragia, y derrotar los factores de poder que ocasionan el daño. De ahí pues que la proyección electoral y, en consecuencia, la supervivencia política de la Concertación, pase por abrir oportunidades de triunfo y fortalecimiento a la Democracia Cristiana y al Partido Por la Democracia. De cara al mediano plazo, obliga a abordar con inteligencia y capacidad estratégica el conflicto incubado. Si no, proseguirán las crisis, al modo de series de movimientos telúricos que, por insistencia, acabarán fatigando y, eventualmente, derribando la estructura de la coalición.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: