Reminiscencias Del Camino Propio

pdf

El vespertino La Segunda informa que la ex ministra de Educación Yasna Provoste, defenderá en la Junta Nacional de este fin de semana la tesis de llevar un candidato democratacristiano hasta la primera vuelta presidencial del próximo año. El motivo para una estrategia que ha venido perfilándose desde hace bastante tiempo en la DC —el sábado fue el turno del ex senador Boeninger— sería el virtual aislamiento del partido a manos de las colectividades aliadas.

 

¿Qué razones se ofrecen para explicar dicho aislamiento? ¿Cuáles son los argumentos que iluminan el camino propuesto? Tres son los motivos que se dan en el documento Chile y el PDC optan por un mejor futuro el 2010 para promover esta vía política.

 

Primero, que «el actual esquema concertacionista en que tres se unen para aislar y derrotar a uno no da para más». Entienden que las dos listas de concejales obedecieron al propósito expreso de aislar al PDC y, de esta manera, disminuir su influencia dentro de la coalición.

 

Segundo, que de ocurrir una nueva alianza entre los tres partidos del eje progresista —lo que no tiene otra forma de concretarse sino a través del respaldo del PS, PPD y PR al candidato del bloque, con sus consiguientes dividendos parlamentarios—, la DC debería llevar su candidatura presidencial hasta el final, esto es, hasta una eventual segunda vuelta.

 

Tercero, que para enfrentar la segunda vuelta, la falange debería concurrir a un acuerdo programático con los demás partidos del conglomerado oficialista.

 

¿Qué hay de cierto en este razonamiento? ¿Son así las cosas en realidad? ¿Serán así los escenarios futuros?

 

Poco es lo que se puede hacer con una creencia, que no sea confrontarla con otra creencia. La creencia en el aislamiento del partido no puede ser comprendida ni demostrada. Está fuera del entendimiento, lo cual no significa que carezca de fuerza. Precisamente porque se basa en una convicción, nunca mejor planteada que por el senador Coloma, es que produce consecuencias reales. Porque, dos listas de concejales no necesariamente demuestran la voluntad de aislar a la DC. También podrían buscar el confinamiento del PS. O, por otra parte, podrían revelar lo que en su momento declararon sus gestores, o sea, conseguir un mejor rendimiento electoral para la Concertación y para el PPD-PRSD. Como fuere, y puesto que no hay una, sino varias opiniones expertas sobre los alcances de la decisión, esto sólo podrá comprobarse el día de la elección.

 

Y sin embargo, todavía sigue pendiente el peso de la prueba acerca de las verdaderas motivaciones de los aliados para aislar a la DC. ¿Cuál es la ganancia que obtendrían al hacerlo? Sin Democracia Cristiana no hay Concertación; sin Concertación no hay posibilidad de conquistar la mayoría. Y sin mayoría, no hay gobierno. De modo que todos acaban perdiendo. Y no parece ser éste un buen cálculo de costo—beneficio.

 

Tampoco la unión de los tres partidos tendría por qué resultar en el triunfo de su candidato presidencial. La experiencia del ex Presidente Frei es elocuente al respecto. Tal era su ascendiente sobre la opinión pública, y en el electorado, que logró vencer a Lagos antes incluso de realizarse las primarias. Lo mismo ocurriría años después con Bachelet frente a Alvear. Si la gente piensa que el mejor candidato es un democratacristiano, lo impondrá a todo evento, y la racionalidad política tendrá que resignarse a la evidencia. Si, por el contrario, el candidato democratacristiano carece de respaldo popular, no sólo perdera frente a los aliados, sino contra la derecha, aunque la creencia asegure que habrá segunda vuelta.

 

Pero, suponiendo que hubiere segunda vuelta, es muy improbable que puedan conciliarse los programas y las adhesiones en el curso de las pocas semanas que median con la primera vuelta. Los programas de Tomic y Allende eran coincidentes, pero tres años no bastaron para aproximar posiciones. Además, la nueva composición del Parlamento quedará despejada en la primera vuelta, con los triunfos de unos y las derrotas de otros. Derrotas, por cierto, nada comparables a cómo se viven cuando se está en la oposición. La desazón de los perdedores es aún más intensa.

 

La creencia en el aislamiento democratacristiano convierte el malestar de hoy en la desesperanza del mañana. Anuncia la soledad política en clave de camino propio y, por esta vía, se torna tan unilateral como la notificación de las dos listas de concejales.

 

Enlaces

Junta Nacional DC

Democracia y seguridad para una sociedad de derechos

Primarias abiertas para la DC

Una democracia para todos los chilenos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: