¿Elogio De La Locura?

 pdf

 

Cada día tiene su afán, suele decir Frei, evocando así la sentencia evangélica. Esto significa que es mejor preocuparse de las urgencias del presente que de un mañana incierto. Piñera prefiere otro refrán: nadie ha clavado la rueda de la fortuna, o sea, nadie tiene su prosperidad asegurada; el azar bien podría cambiar tu suerte. Y Carlos Larraín, en su estilo campechano, declara que «nada es peor que la fruta madurada a palos» para persuadirnos de que todo tiene su tiempo o, que quizá valga la pena esperar lo que viene.

 

Todas estas expresiones revelan que ignoramos el futuro. Pero también demuestran que no todo el futuro nos está velado. Que existe un futuro seguro; más bien, un futuro sobre cuya ocurrencia tenemos una seguridad razonable. Prueba de esto es que nunca dejamos de hacer planes, y nunca dejamos de comprometer nuestra palabra. Capacidad de promesa, llama Paul Ricoeur a esta facultad humana que nos permite limitar la incertidumbre del mañana y, de este modo, construirnos un futuro seguro.

 

¿Cuáles son las certezas que abrigamos sobre el futuro? Sabemos que el próximo año habrá elecciones presidenciales y parlamentarias. Sabemos que, con ligeras variaciones, votarán los actuales inscritos en el padrón electoral. Sabemos que las principales coaliciones en competencia serán la Concertación y la Alianza. Sabemos también que, como en el pasado, surgirán candidaturas presidenciales de otros pactos.  

 

¿Cuál es el futuro inseguro? No sabemos quiénes serán los candidatos de las coaliciones. No sabemos cuántos votos conseguirá cada cual. No sabemos si habrá o no segunda vuelta. Podemos apostar, claro, y arriesgarnos a las veleidades del destino. Pero también podemos predecir el futuro a partir de ciertas premisas. ¿Cuáles, por ejemplo? Asumir, por ejemplo, que quienes toman las decisiones son personas racionales. Asumir, luego, que estas personas racionales calculan los costos y beneficios que podrían acarrear determinadas acciones. Y asumir, finalmente, que estas personas procuran sacar el mayor beneficio de sus acciones, esto es, acumular el máximo de poder. 

 

El caso es que todas estas premisas se cumplen en el comportamiento político de la derecha y, por eso, el alineamiento incluso de los más duros en torno a una candidatura presidencial que, hoy por hoy, lleva nombre y apellido: Sebastián Piñera. Hasta Lavín, su más potente competidor, reconoce en Piñera un liderazgo superior al que él encarnó el año 2000. Algo que por lo demás ratifica la última encuesta CERC. ¿Por qué entonces la UDI y RN habrían de postular sendos candidatos presidenciales? No tiene lógica.

 

Paradójicamente, estas premisas no se cumplen a cabalidad en el comportamiento político de la Concertación. Esto, pues no parece muy pragmático llevar más de un candidato presidencial hasta la primera vuelta, como lo aplaudió exultante la junta nacional democratacristiana. Tampoco parece muy racional presentar dos listas parlamentarias, al igual que se hizo en las municipales, como ha sido sugerido desde el bloque PPD-PR.

 

Por eso, imponer la prudencia en la coalición, comienza a convertirse en el sello distintivo de los alineamientos futuros. Ya Insulza marcó el contraste cuando anunció que no estaba disponible para una disputa a dos bandas en el oficialismo. Lagos lo señaló la semana pasada. Y Frei ha declarado que no hay más alternativa que llevar candidato único y lista única… Hacer lo contrario sería una locura.

 

Enlaces

Los alineamientos internos del PDC

Alvear debe seguir en su cargo

El peligro Frei

Anuncios

2 Responses to ¿Elogio De La Locura?

  1. Como nadie cuenta con toda la información que se precisa para tomar una decisión, al final no queda sino resolverse, así sea, intuitivamente.

    Carlos Huneeus propone hoy en La Nación dos candidatos y dos listas parlamentarias. Supone que la Alianza hará lo mismo, porque la UDI necesita fortalecer su poder parlamentario ofreciéndole competencia a Piñera. Yo creo que la derecha haría esto sólo si advierte que no puede vencer al candidato de la Concertación. En tal caso —como también lo piensan sectores del oficialismo—, cada partido preferirá salvar su propia nave.

    Sin embargo, no es ésta la percepción de la Alianza sobre sus posibilidades futuras. La coalición opositora está más segura que nunca de poder llegar a La Moneda. A ello hay que agregar el hecho crucial de que la UDI no consigue levantar un candidato más potente que Piñera; y no lo serán Lavín, Longueira ni Matthei. Será en todo caso un candidato débil. Y un candidato débil ¿qué plus le aportaría a su lista parlamentaria? A poco andar, los candidatos se volcarían hacia Piñera.

    Por eso, es más realista el razonamiento de Ricardo Lagos, Eduardo Frei y José Miguel Insulza, que se juegan por un solo candidato y una sola lista parlamentaria a todo evento.

  2. jorge belmar dice:

    Totalmente de acuerdo con su análisis.
    Sin perjuicio de lo que sabemos y de lo que suponemos es posible explorar lo que soñamos y lo que nos gustaría que pasara.
    La estadística, es una ciencia extraña que ayuda a confirmar con datos lo que damos por sabido y también la mayor enemiga de los sueños y de los planes.
    Hacer el intento de torcer el destino es una declaración políticamente muy correcta pero no muchos lo intentan realmente. Menos en un pais como Chile donde somos 80 % conservadores.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: