Señales De Futuro

 

 

 

 

 

«Dentro del PDC pertenezco, sin vacilaciones, a la tendencia que piensa que la justificación ética e histórica de la Democracia Cristiana en América Latina es ser alternativa frente al capitalismo y su sistema de valores y estructuras de poder, que para nosotros son esencialmente anticristianos, antihumanistas y antidemocráticos; como lo demanda su racionalidad basada en la sistematización del egoísmo como el motor del progreso, y como lo comprueba su aplicación práctica en todos los países del Tercer Mundo».

Radomiro Tomic, Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Santander, España, 11 de septiembre de 1980.

 

 

Al igual que Tomic ―y es menester aclararlo para sincerar la perspectiva desde la cual uno mira las cosas―, me inscribo en la tendencia que cree que la razón de ser del Partido Demócrata Cristiano es la lucha contra el neoliberalismo y su concepción intrínsecamente antihumanista, anticristiana y antidemocrática del hombre y de la sociedad. Pienso que la denuncia de la Conferencia Episcopal Latinoamericana en Aparecida, así como las resoluciones del V Congreso Nacional de la Democracia Cristiana, constituyen el soporte moral e intelectual más elocuente para mantenernos firmes en esta convicción.

 

La mayor amenaza para la justicia y para la democracia en nuestro país es la ofensiva neoliberal que encabeza Sebastián Piñera. Una arremetida que se abre paso aprovechando la rutinización del carisma concertacionista y las fuertes pugnas intestinas de sus partidos. Entre ellos, la Democracia Cristiana, que ha vagado aturdida, a ratos inerme, ante los virulentos ataques de sus adversarios, y donde la dimisión de Soledad Alvear sólo viene a coronar una larga lista de mezquindades, desdenes y humillaciones. No hay razón más poderosa que ésta para explicar la fuerte caída electoral del domingo. Y ninguna como ésta fija de modo más indiscutible un antes y un después en las expectativas de supervivencia de la colectividad. Para los democratacristianos las opciones no pueden estar más claras: o siguen heredando y reproduciendo los odios y rencores de sus antecesores; o se liberan del peso de la noche y atinan a hacer un buen uso del porvenir.

 

¿Qué señales hay que atender para dar un salto hacia adelante? Una primera señal es la irrupción de Eduardo Frei, quien empieza a mostrarse como la mejor carta presidencial de la Concertación. Frei no sólo podría encarnar el triunfo de la coalición, sino también, como lo hizo en 1993, detener el descenso electoral de la Democracia Cristiana, permitiéndole asimismo remontar su crisis. Esto depende crucialmente de la conducta política que asuma Soledad Alvear. La ex presidenta del partido podría poner fin a la fatal historia de vetos y bloqueos, ofreciéndole un incontrovertible respaldo a Frei o, por el contrario, contribuir a su debilitamiento ―y al del partido― adhiriendo a la peregrina idea de no postular candidato a cambio de cupos parlamentarios. No hay razón para pensar que no seguirá actuando con el espíritu altruista que la ha caracterizado.

 

Otra señal de futuro es la emergencia de Jorge Burgos como presidente del partido. Burgos representa lo mejor de la generación que movilizó a la organización social para restablecer los derechos y libertades en el país. No hablo de generación en el sentido estrecho que algunos emplean el concepto, esto es, para discriminar y dejar fuera de juego a determinados grupos, sino en el sentido más amplio de clave de bóveda donde convergen y se nutren solidariamente las distintas edades del partido.

 

Por su lealtad con la mesa de Soledad Alvear, Burgos se alza como el dirigente por excelencia para operar la transición gradual del poder en el partido. Esto, sin ahondar en otras características del parlamentario. Jorge Burgos es de aquellos que crece con las crisis, y es capaz de actuar con lucidez y, sobre todo disposición, a la hora de reconocer el capital político del partido. Recuerdo un solo episodio. En la elección interna del año 2002, cuando debíamos resolver entre apoyarlo a él o a Ignacio Walker para competir con Adolfo Zaldívar y Jorge Pizarro, Burgos zanjó el asunto sin vacilaciones. «Debe ser Ignacio, porque es más inteligente que yo», dijo entonces, en un gesto que hoy reclama reciprocidad.

 

La tercera señal, premonitoria como el epígrafe de esta columna, es el mundo que adviene tras el derrumbe de la globalización neoliberal. Y es que la actual crisis del capitalismo es una oportunidad para hacer política, para convocar a la deliberación democrática, y para promover la participación y la movilización de la sociedad civil. No veo qué pueda ofrecer Piñera a los chilenos, sino los desechos del modelo que siempre ha defendido. Porque, seamos honestos: si el proyecto de la Concertación se ha desdibujado, el de la derecha no sólo palidece, sino que desaparece como oferta política. En cambio, el mensaje de más democracia y más seguridad para una sociedad de derechos que entregó la Democracia Cristiana a través de su congreso de octubre, entraña un aporte ideológico y programático de enorme valor para construir el Chile del Bicentenario. Mensaje éste que se realiza a través de una política de alianzas que proyecte la actual convergencia de socialistas y democratacristianos más allá de los pactos electorales y de su propia fuerza política. Mensaje que debe mostrar su capacidad para movilizar y conducir al país hacia los nuevos horizontes de la justicia y de la libertad.

 

 

Anuncios

One Response to Señales De Futuro

  1. Fantastico, gracias por el articulo, por primera vez veo que se puede aprender mas por internet q x la tele xD, gracias 😉 !

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: