La Ética Del Buen Vivir Y El Espíritu De La Acción Política

La ética del buen vivir y el espíritu de la acción política

 

La Democracia Cristiana saldrá fortalecida de su junta nacional, sólo si se resuelve a erradicar el nocivo germen del utilitarismo del poder que le impide reconocer y superar sus conflictos a la luz de una genuina actitud moral frente a la política. Todo habrá sido en vano, si falta la disposición espiritual necesaria para restablecer confianzas y movilizar la voluntad común. 

 

Porque es el espíritu democratacristiano el que ha venido dando muestras de cansancio. Son el empobrecimiento de las relaciones humanas, la pérdida y debilitamiento de los lazos comunes, la desaparición de las esperanzas colectivas, el desdén por el otro, las humillaciones y rencores que cruzan su convivencia interna, los que han venido haciendo daño al partido. Es todo aquello que palpan con desesperanza sus militantes. Todo aquello que puede ser observado en la prensa, en las cartas, en las declaraciones, y en los correos que se transmiten a través de las redes digitales, dejando escaso lugar a la certidumbre.

 

El principal adversario del partido es su propia inmunodeficiencia. Su mayor vulnerabilidad anida en sus propias defensas morales, que flaquean ante la naturaleza rebelde y persistente de sus luchas internas.

 

El utilitarismo político

 

Es difícil que se produzca un giro radical en la próxima junta nacional. El imaginario colectivo del partido ha sido profusamente invadido por un utilitarismo político que lo mide todo por el uso y la utilidad que prestan las cosas. Donde las personas valen como unidades intercambiables, sean éstas votos, cargos o posiciones de poder. Donde la eficacia de una estrategia, con independencia de los medios y fines, radica en su capacidad para acumular poder, su resultado último. Donde se espera que las personas busquen siempre el mayor beneficio, y sus opciones sean determinadas por bien consolidadas e inmutables relaciones de fuerza.

 

El problema se vuelve crónico cuando una racionalidad política estrecha y mezquina como ésta desafía sin cesar las tradiciones y valores del partido, debilitando su cohesión y atemperando los sentimientos de pertenencia de la colectividad. Por cierto, este utilitarismo puede resultar muy útil para conquistar el poder, pero es absolutamente ineficaz para gobernar una comunidad de hombres y mujeres libres.

 

Es difícil que esto cambie en la junta, pero quizá la junta ofrezca una oportunidad para hacer un alto y, por un momento, permitirnos tomar conciencia de nuestra condición. Darnos un respiro en medio de la lucha, para preguntarnos ¿quiénes somos los democratacristianos? ¿Qué nos une? ¿Qué queremos?

 

No son preguntas neutras. Son preguntas que tienen un sentido implícito. Todas ellas hacen referencia a «nosotros», a la común humanidad que nos reúne. Podrían por tanto fundirse en una sola: ¿Hay algo que no siendo privativamente de ninguno, se extienda a todos? O más claramente: ¿Qué es lo comunitario democratacristiano?

 

En una breve y ya olvidada publicación, «El socialismo visto por los comunitarios», Percival Cowley escribió en el otoño de 1971:

 

«La comunidad verdaderamente humana es aquella capaz de apreciar y fomentar la libertad solidaria de sus miembros. Sabe que debe labrarse un futuro y que él depende del poder creador que, naciendo de la libertad de los suyos, sea capaz de construir el mañana.

 

«Si la comunidad ahoga al que la compone, va simplemente a la desagregación y a la muerte. Carece de energías para el futuro inmediato, es incapaz de ser crítica respecto de sus realizaciones presentes, y no posee la imaginación capaz de inventarse una historia».

 

El texto tiene tanta actualidad, que ensambla sin dificultades con lo más contemporáneo del pensamiento personalista. Al examinarlo podemos ver cómo la libertad de las personas —libertad solidaria, o sea, asociada a una causa común— se eleva como principio esencial de la comunidad. Pues, para crecer y vigorizarse, la comunidad necesita de la libertad. Libertad para crear. Libertad para pensar el futuro. Libertad para hacer el futuro. Libertad para sacar lecciones de la crítica a lo realizado. Libertad para imaginar una historia.

 

Al fijar la vista con agudeza, podemos constatar que el común denominador de tales libertades es la expansión de las facultades imaginativas de las personas. Podría decirse que somos libres porque somos capaces de crear imágenes mentales. Y estas imágenes, que acompañan todo el proceso de formación de la política, nos procuran una representación ficticia de la realidad con la cual construimos el nexo entre la teoría y la práctica políticas.

 

Imágenes creadas, transmitidas y compartidas, son las que dan cuenta de nuestros proyectos y programas. Imágenes de lo anhelado, son las que nos impulsan a movilizarnos o, como diría  Juan Pablo Terra, nos despiertan esa poderosa motivación para la acción que es la mística. Imágenes del qué, cómo y para qué hacer, empapan enteramente la obra política.

 

Todo esto parece demasiado obvio. Y sin embargo, todo esto es precisamente lo que el utilitarismo político ha reprimido, relegado o degradado hasta presentarnos como sospechosas las invocaciones a la ideología y a la utopía, inhibiendo con ello las funciones que ambas cumplen en la formación de la política. Pero la utopía y la ideología son dos cosas distintas y necesarias para la vida de una comunidad. La ideología proporciona a la comunidad el sentido de pertenencia y de viabilidad histórica que fortalecen su cohesión. El sueño utópico —la imagen de un país inexistente— ofrece, en cambio, el prisma a través del cual la comunidad puede escrutar y criticar lo establecido.

 

La raíz del conflicto

 

¡Debemos poner freno a la racionalidad utilitarista! Debemos desterrar este modelo de acción política que distorsiona la percepción del interés colectivo y oscurece las causas del conflicto interno.

 

Las recriminaciones mutuas que han cruzado por estos días dirigentes del partido, constituyen sólo los síntomas de esta pérdida de sentido y orientación. Basta hojear los diarios o ver la televisión, para aquilatar la virulencia de una guerrilla de acusaciones que la mayoría de la militancia observa perpleja. La prensa interesada en nuestra desaparición se satisface sólo con darle tribuna a una contienda que parece insoluble, y donde se exaltan o denigran los atributos de unos y otros en un clima de crispación e intolerancia. Hay malestar, qué duda cabe, pero esta insatisfacción es el efecto, no la causa del problema.

 

El origen del problema trasciende a la coyuntura y a la propia Junta Nacional. El problema arranca de la incapacidad del partido para integrar las diferencias producidas por un proceso de modernización que impacta crucialmente al centro político y social del país. Incapacidad de la colectividad para procesar los conflictos de intereses generados por las diferencias de poder, de acceso a bienes, de prestigio y de jerarquía social que se expresan en la sociedad chilena, y que se reproducen en su seno bajo la forma de exclusiones, discriminaciones y resentimientos de amplio espectro.

 

En un reciente estudio sobre las capas medias y su creciente desvinculación socio-política del Estado democrático en Chile, Ignacio Balbontín concluye que la coexistencia de una clase media tradicional, con cultura política y conciencia cívica organizada y meritocrática, y una clase media emergente, con una lógica mercantil y tecnocrática, ha impactado a los partidos políticos de dos maneras:

 

«Estos, por una parte, dejan de cumplir con su rol de instrumentos de articulación y de intercambio de intereses entre lo social y lo político, perdiendo fuerza convocante hacia la sociedad, y, por la otra, dejan de arbitrar conflictos de intereses internos entre sus militantes o sus dirigentes y los  liderazgos representativos facilitando su fraccionamiento. Dejan de cumplir la función ideológica de la integración de las diversas demandas  en proyectos  y programas de interés general, y pierden su capacidad creativa de reformulación renovadora. El resultado es que tienden a dividirse en facciones o grupos cerrados que superan los límites de la autoridad partidaria y, a veces, afectan la transparencia y la pulcritud pública».  

 

Es este conflicto, originado en la estructura social, el que aflora a la superficie. Es esta lucha social y cultural —que a veces desnuda prejuicios étnicos, y otras, jerarquías de cuna, tradición y estatus—, la que produce segregación y fragmentación políticas. Una lucha de sensibilidades e intereses que, está visto, no se resuelve exhortando al respeto de las normas y prescripciones. Porque si así fuera, las resoluciones del Quinto Congreso habrían tenido fuerza e imperio, incluso frente a las tendencias cismáticas. Y no las tienen. Sabemos que el manifiesto refundacional sólo ha servido para poner de relieve las inconsecuencias de nuestra acción política y, por desgracia, mostrar no lo mejor, sino lo peor de nosotros.

 

Dicho sin las vaguedades y eufemismos del estilo versallesco:

 

La lucha de clases que se ha visto en el partido, es inconsecuente con su identidad de partido pluriclasista.

 

La lucha entre generaciones que se ha visto en el partido, es inconsecuente con sus postulados en favor de los niños, de los jóvenes y de los adultos mayores.

 

La lucha entre estilos de vida que se ha visto en el partido, es inconsecuente con un partido tolerante y respetuoso de la diversidad.

 

La lucha entre dinastías que se ha visto en el partido, es inconsecuente con un partido de méritos.

 

La lucha entre técnicos y operadores que se ha visto en el partido, es inconsecuente con un partido de militantes.

 

La lucha entre facciones que se ha visto en el partido, es inconsecuente con su vocación nacional y popular.

 

La lucha de vetos y descalificaciones personales que se ha visto en el partido, es inconsecuente con un partido de camaradas.

 

Ninguna de tales luchas puede reclamar legitimidad en un partido que profesa los valores esenciales de libertad,  justicia y solidaridad que orientan una sociedad democrática. Ninguna puede anteponer su interés particular al postulado de una sociedad solidaria, fraterna, justa, democrática, igualitaria y libertaria, en la que hombres y mujeres puedan desarrollarse espiritual y materialmente. Ninguno de estos intereses particulares, puede pretender imponerse al universalismo democratacristiano.

 

Así y todo, la integración de las diferencias sigue siendo una asignatura pendiente del partido. Y enfrentarla pasa por reconocer el conflicto, pero crucialmente, pasa por un acto de confianza y de voluntad colectivas que permita avanzar hacia un nuevo consenso moral y político.

 

Ello entraña una renovada disposición del espíritu. Supone ver en la ética no un edicto de restricciones, deberes y coacciones impuestas para limitar los excesos de la contienda, sino, como dirá Paul Ricoeur, «un anhelo de vivir bien con y por los otros en instituciones justas».

 

Una interpretación generosa

 

¿Cómo hacer brotar este anhelo de buen vivir? ¿Cómo vivir bien con los otros y por los otros? ¿Cómo crear instituciones realmente justas?

 

Ello se consigue a través de una mirada democrática, compasiva, respetuosa de la complejidad, de la elección y de las diferencias. Se consigue desplegando una imaginación creadora de ficciones para el buen vivir. Imaginación metafórica llama Martha Nussbaum a esta facultad de «ver una cosa como otra para ver una cosa en otra».

 

Ningún discurso se aleja más del utilitarismo del poder, y ninguno se acerca más a la sensibilidad humanista del poeta, como el mensaje de Eduardo Frei Montalva del 21 de junio de 1964. Se trata de la pieza oratoria más sublime de cuantas produjo su fecunda imaginación, y la que con fidelidad asombrosa testimonia el país de iguales y libres que sólo un corazón sincero albergara.

 

«Ustedes han venido flanqueados por dos compañeros: la cordillera y el mar, que nunca abandonan al chileno. Y ustedes nos traen una lección. La lección de esta tierra, de este territorio chileno que nos ama, que busca y espera nuestro amor como un gran amor, como un gran amigo. ¿Qué nos dice la tierra chilena? ¡Cuídenme, para que yo no me vaya hasta el mar y se queden ustedes sin territorio que cultivar! ¿Qué nos dicen los ríos? ¡Sujétenme, porque cada litro de mi agua es para fecundar su tierra! ¿Qué nos grita el árbol? ¡No me quemen! No me destrocen inútilmente, porque hay muchos años en mi corazón para servirte, para traerte lluvia, para sujetar desiertos, para regular tus ríos. Ustedes traen esta lección a Chile, que muchas veces empequeñecido no se da cuenta de que tiene un territorio que amar, como un amigo querido. Ustedes nos traen un mensaje. Vamos a construir una nueva patria. Ahí está la tierra y el artesano. Ahí está nuestro Chile, en una nueva expresión de solidaridad humana y de justicia social. Ese es el mensaje de ustedes, mensaje que no nace de ningún mandato de afuera, sino que resuena en los pasos de nuestros propios pies, sobre nuestro propio suelo chileno. Por eso ustedes están aquí y han traído no sólo el mensaje de la tierra, la montaña y el mar. Han traído también el clamor de la gente de Chile».

 

Frei no describe caravanas de jóvenes desplazándose por el territorio, sino que ve en la cordillera y el mar a compañeros y amigos inseparables del habitante de Chile, y en el territorio, una presencia que lo ama y espera ser amada por él. Frei no exhorta a los jóvenes a cuidar los recursos naturales y el medio ambiente; Frei hace hablar a la tierra, a los ríos y a los árboles.

 

Son la tierra, la montaña y el mar quienes envían el mensaje. Y son los pasos de los jóvenes marchantes, los que acreditan que sus sueños y esperanzas no pueden sino ser los abrigados por auténticos chilenos.

 

Nadie podría dudar de la sensatez del discurso. Su secuencia es lógica y psicológica, a la vez. Es claro y comprensible. Todos podemos entender que el orador está viendo las cosas como otras, para mostrarnos otra esencia latente: su amor por Chile. Sólo que el relato está impregnado de imaginación y, por lo mismo, de generosidad y caridad. Porque, como sostiene Martha Nussbaum, «dotada de imaginación la razón se vuelve benéfica, guiada por una visión generosa de sus objetos; sin su caridad, la razón es fría y cruel».

 

La mirada de Frei nos brinda una interpretación generosa del mundo. Nos dona lo mejor, no lo peor de sí. Nos devuelve a la humanidad y, en lugar de infundirnos temores paranoicos, nos prodiga su amistad. Con ello introduce un cambio cualitativo en la vida moral, momento éste en que podemos actuar con humanidad, podemos actuar con caridad, podemos actuar con conmiseración.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: