Luz De Alerta En La Derecha

 

pdf

 

Preocupa al timonel de Renovación Nacional que un pacto electoral de la Concertación con Juntos Podemos le arrebate escaños parlamentarios a la Alianza. La suya sin embargo es una inquietud moderada pues, al fin y al cabo, no sería su partido el más perjudicado, sino la UDI, según lo confirma la última elección municipal en que la colectividad del candidato presidencial superó la votación del gremialismo.

 

También Piñera es consciente de este riesgo. Por eso, invocando principios éticos, el abanderado de la derecha ha censurado el eventual pacto con la izquierda extraparlamentaria. «La Concertación está actuando en forma muy utilitaria, abandonando los principios por tratar de ganar unos pocos votos», ha dicho. Por cierto, con ello busca captar la adhesión de sectores reacios al entendimiento con los comunistas. Vana ilusión, considerando que la campaña del empresario, actualmente presa del intransigente diseño estratégico de la UDI, lo ha situado en las antípodas del centro político y social. Por lo demás, ¿alguien cree que la derecha formularía estos reparos si estuviera en la posición de la Concertación? ¿Alguien piensa que la derecha no pactaría?

 

Aquí la cuestión ética esencial es otra. Es una sobre la que Piñera guarda silencio: la exclusión institucionalizada de los partidos y movimientos agrupados en Juntos Podemos. Piñera, aún anclado en el viejo prejuicio de la ley de defensa permanente de la democracia, prefiere olvidar que él y su sector han rechazado de modo pertinaz la reforma del sistema binominal que mantiene a tales colectividades al margen del Parlamento. Piñera omite que después de haber comprometido su palabra con el Partido Comunista —sin haber expresado entonces ninguno de los pudores que le encienden el rostro—, ha terminado desdiciéndose y confundiendo a todo el mundo en un mar de ambigüedades. Ahora, cuando agotada la vía de la reforma electoral la Concertación busca a través de un pacto electoral la incorporación de aquellos grupos, Piñera alza el escudo de los principios para hacer oír su condena.

 

Y es que los que mandan en la derecha piensan que el sistema puede seguir funcionando con esos partidos y movimientos fuera del Congreso. Para ellos se trata de fuerzas minoritarias. Y lo son. Juntos Podemos representa algo más de un 9 por ciento del electorado y, dentro de éste, el Partido Comunista, un 5 por ciento. Pero ¿qué representan la UDI y RN? La votación histórica de la UDI se eleva al 15 por ciento del electorado, mientras la de Renovación Nacional se empina al 16 por ciento. En consecuencia, también éstas son fuerzas minoritarias, como lo son todas las colectividades políticas chilenas.

                  

Como es fácil de adivinar en las luces de alerta de la derecha, cada uno de estos partidos puede llegar a jugar un papel determinante en el éxito o fracaso de un proyecto y, desde luego, en la estabilidad política e institucional del país. Sólo resta saber si la Concertación y Juntos Podemos actuarán a la altura de las circunstancias.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: