La Paradoja Ominami

pdf    
 
 
Eduardo Frei ha advertido que está en juego la subsistencia de la Concertación, y Jorge Burgos ha reconocido que su opción presidencial está amenazada. En un reciente ensayo Alfredo Joignant ha asegurado, por su parte, que algunos senadores «apenas ocultan su interés en que la coalición sea derrotada». El reproche apunta directamente a Carlos Ominami y Guido Girardi, sólo que el investigador expresamente elude abordar la prueba crucial de validación de su hipótesis: con qué finalidad buscan la capitulación del conglomerado.
 
Sí, con qué finalidad, pues una derrota de la Concertación conlleva a su descomposición, y su desintegración supone que se ha concebido otro proyecto político y otra formación política. ¿Poseen ambos vicepresidentes de partidos un proyecto político de ruptura con la Concertación? ¿Poseen un conglomerado de fuerzas distinto de la Concertación?
 
En las 35 propuestas desarrolladas a lo largo de las 93 páginas del documento que da sustento al resumen Postulados programáticos para una nueva Concertación, no hay un solo concepto que permita asegurarlo. Partiendo por su afirmación inicial: «Después de casi 20 años de gobierno de la Concertación, esta coalición seguramente será considerada como una de las más exitosas de la historia de Chile; la Concertación realizó una exitosa transición política, de libertades y derechos humanos.»  Y lo mismo que este compromiso con lo realizado, es también el sentido de la misión. «La Concertación —prosigue el planteamiento— tiene una responsabilidad histórica de representar en Chile una propuesta progresista y de centro izquierda. Si somos capaces de reponerla, es posible recuperar la confianza y el respaldo de la mayoría de los chilenos que quieren cambiar Chile.» ¿Cuál es la convocatoria? La invitación, dicen sus autores, es «a construir un nuevo contrato entre la Concertación y los ciudadanos chilenos y chilenas, a renovar nuestra oferta para Chile, a derrotar el inmovilismo y la sensación de que todo da lo mismo, poniendo en evidencia las visiones neoliberales y conservadoras que se han enquistado en nuestra coalición.»
 
Por consiguiente, ni la propuesta programática, ni desde donde se hace y hacia quienes se dirige la propuesta programática, permiten desprender la tesis de un rompimiento planificado. Distinto es que al calor de las nuevas condiciones y oportunidades que ofrece la coyuntura, se esté incubando una ruptura. Pero, entendámosnos, si así fuera, ni el proyecto, ni las fuerzas ni los conductores de dicho quiebre, podrían ser las que representa Marco Enríquez-Ominami. Esto, porque lo suyo no sólo está muy lejos del ideario progresista enunciado en los Postulados programáticos para una nueva Concertación, sino porque es su emergencia como candidato la que precisamente ha dado origen a la paradoja del senador Ominami.
 
¿Cuál es la paradoja Ominami? Ominami quiere ser candidato a senador por la Concertación en representación del partido socialista, pero asimismo quiere que se le conceda el privilegio de respaldar la candidatura presidencial de Marco Enríquez-Ominami, una opción distinta de la que apoya su partido y la Concertación. Ominami pretende que se le reconozca el mismo estatus que a Juntos Podemos, con el que la Concertación ha convenido una lista parlamentaria común, que sin embargo no inhibe sus respectivas candidaturas presidenciales. Sólo que éste es un acuerdo entre coaliciones, suscrito por los legítimos representantes de los partidos coaligados, y vinculante para todos sus miembros, incluidos diputados y senadores. La petición de Ominami, en cambio, procura una exención especial, una dispensa para sí mismo.  Por cierto, Ominami no reclama autonomía para sí, sino para su partido. Ominami demanda independencia del PS para definir sus propios candidatos a parlamentarios, y así  proveerse de una salvaguarda contra los eventuales vetos que pudieren imponerle la Democracia Cristiana y Eduardo Frei. Es lo que ha llamado un compromiso de honor, cuando su compromiso de honor es con los Postulados programáticos para una nueva Concertación, los que fueron pensados para ser realizados dentro de la Concertación.
 

Addenda

 
«Yo no pienso exactamente igual que en enero o que incluso en marzo…, porque la realidad también ha cambiado», declara Ominami ante la comisión política del Partido Socialista.
 
¿En qué ha cambiado la realidad? Ominami destaca dos cambios para explicar su propio cambio. Sostiene que en enero la opción Enríquez no tenía la gravitación que muestra hoy, lo cual es cierto, si se entiende por tal la fuerte presencia del candidato en los medios de comunicación y, como resultado de ello, en las encuestas de opinión. De cualquier modo, esta gravitación no puede ser comparada —como sugiere Ominami— con la que en su tiempo mostraba Bachelet, pues la popularidad de la entonces ministra de Lagos creció con anterioridad a las primarias de la Concertación, al punto de empujar a Soledad Alvear fuera de la competencia, mientras que la de Enríquez emerge cuando la coalición ha concluido el proceso de nominación de su candidato.
 
Pero lo esencial no es la gravitación de Enríquez. Lo esencial es que en cuestión de meses Ominami abandona la convicción de un candidato único de la Concertación, para abrazar la fórmula de dos candidatos enfrentados en una nueva primaria: la primera vuelta presidencial. ¿En qué se basa Ominami para proponer este giro? No en los partidos, sino en las encuestas. No en las reglas del acuerdo político democrático, sino en las reglas del mercado de las comunicaciones. No en la voluntad de los militantes y adherentes, sino en la pretendida voz de la opinión pública. Con semejante razonamiento bien podría plantearse una estrategia de capitulación anticipada ante Piñera; puesto que el empresario no ha dejado de aventajar en los medios ni en las encuestas, lo más deseable sería que la coalición se resignara a la derrota de diciembre o, como augura Ominami, a llegar terceros en la primera vuelta.
 
Más aún, Ominami desdeña los ritos oficiales que consagraron la candidatura de Frei. Curiosamente, participó de todo el ritual que condujo al resultado del domingo 5 de abril.  Ominami concurrió al Congreso del Partido Socialista del mes de marzo de 2008, y allí defendió la tesis de un militante un voto para nominar al abanderado del partido. Su tesis obtuvo 108 votos, contra los 231 que, finalmente, impusieron el mecanismo de la convención partidaria. Ominami, aunque se ausentó de la convención del 17 de enero de este año, no levantó una figura alternativa que afectara la unanimidad del medio millar de militantes socialistas que proclamaron a Frei. Y cuando Lagos e Insulza resignaron su postulación, Ominami ofreció su respaldo a Frei.  
 
La otra razón que esgrime Ominami es que en enero no éramos conscientes, como sí lo somos ahora, de los graves problemas de conducción que enfrentaban los partidos. Habrá que refutar esta afirmación diciendo que si algo demostraron las rupturas habidas en el PPD y la DC, fue precisamente la delicada situación de los partidos, prueba de lo cual no es la emergencia de dos, sino de cuatro candidatos salidos de sus filas: Zaldívar, Arrate, Navarro y Enríquez. Todos ellos podrán compartir el común propósito de impedir que la derecha gobierne en Chile, y todos ellos podrán aspirar a más democracia y más libertad. Pero no son sus fines los que hacen la diferencia entre el éxito y el fracaso, sino los medios empleados para alcanzarlos. Y los medios ensayados fuera de la Concertación, qué duda cabe, sólo conducen a una división que favorece el triunfo de la derecha.
 
Por eso, los cambios experimentados por la realidad no explican el cambio en el comportamiento político de Ominami y, por el contrario, abren un inmenso abismo de incomprensión que nos exhorta a hacer el cálculo de los riesgos involucrados.

Declaración de Ominami ante la Comisión Política del PS

Una opción progresista y ciudadana para una nueva Concertación

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: