La Razón Política Oculta

Si la Concertación es la alianza de gobierno más exitosa de la historia de Chile, y lo es, ¿por qué esto no se refleja en las expectativas de su dirigencia política? ¿Y por qué cuando 7 de cada 10 chilenos apoyan la obra de la Presidenta Bachelet, que es la obra de la coalición, ese mismo buró político descree o impone condiciones para que tal popularidad sea tributaria de la adhesión a Frei?

Las explicaciones para este sinsentido entre el éxito actual y el fracaso eventual, son variadas. Todas aluden a escaramuzas ideadas para corregir desequilibrios de poder. En un momento se dijo que las desafecciones acabarían cuando el ex Presidente Lagos se incorporara al trabajo de campaña. También se dijo que desaparecerían cuando se zanjaran las candidaturas parlamentarias. Y se dijo que terminarían cuando se hicieran los ajustes necesarios en la organización del comando. Pero todo esto ocurrió y las cosas siguieron igual. Las justificaciones ahora van por el lado de los contenidos programáticos.

Y no es que Frei no prenda en la ciudadanía. Las causas no están en el elector, que hoy por hoy es un ciudadano mucho más conservador de lo que se especula. Las encuestas válidas y confiables —y en Chile no pasan de un par— confirman lo que a estas alturas parece obvio. Revelan que Piñera no supera el clásico umbral del 40 por ciento, en circunstancias que necesita conquistar la mayoría absoluta. Esto hace que el candidato de la derecha no aparezca como ganador, porque en realidad no es ganador. También revelan que las candidaturas testimoniales se mantienen en torno al ya histórico 15 por ciento del pétreo padrón electoral, cuando lo que necesitan es que, al menos una, llegue después del primer lugar para competir en segunda vuelta. Sólo un fenómeno podría conseguirlo. Si aspiró a serlo Marco Enríquez-Ominami, eso ya es quimera a la luz de la dura campaña de recolección de firmas. Además, fuera de los comunistas, ¿dónde está la fuerza alternativa capaz de disputar la hegemonía, organización e implantación territorial que muestran los partidos de la Concertación y de la Alianza?

En cuanto a Frei, estos mismos sondeos demuestran que una parte importante del voto Concertación ha optado por ocultar su preferencia. Dichos electores, que tradicionalmente han apoyado al oficialismo y que hoy fortalecen de un modo inédito la gobernabilidad de Bachelet, deberían estar con Frei, y sin embargo no se pronuncian. Luego, no existe el puente político y significativo que conecte el éxito actual y potencial de la Concertación con su oferta de futuro. No existe aquello que, tras el crepúsculo del mandato de Bachelet, anuncie el alba del quinto gobierno que aspira conducir Frei. En suma, sigue pendiente la conversión de opinión pública en sí en opinión pública para sí.

¿Cuál es el problema? La gente no logra percibir que coalición, programa y candidato constituyan una sola oferta política. No ve una autoridad con suficiente ascendiente sobre los diversos factores de poder que pugnan en el arco oficialista. Un núcleo decisorio que destaque sobre las decenas de voces de igual relieve y jerarquía que escucha a diario. Michelle Bachelet contó con esa autoridad en la figura de Camilo Escalona, que actuó como un gran articulador de voluntades. Frei debió crear Océanos Azules para sortear la ausencia de respaldo partidario. Debió buscar un coordinador entre los independientes, y debió aceptar la conducción que finalmente se instaló en su colectividad. Pero todo eso tuvo un costo que ahora debe ser subsidiado.

La razón política oculta

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: