Bueno Es Cilantro, Pero No Tanto

pdf

La realidad es diametralmente opuesta a la que describe El Mostrador en su editorial de hoy. Frei no creció mientras se mantuvo al margen de la Concertación, sino que aumentó su popularidad cuando empezó convertirse en líder indiscutido de la coalición. Ahí radica precisamente su talante político, del que algunos destacan la valentía, otros la perseverancia, y unos últimos, la templanza que supone el enfrentar las dificultades del día a día como si se tratara de quehaceres cotidianos.

Ahí, en su capacidad para abrirse paso entre las bien consolidadas —y a veces refractarias estructuras de poder— se muestra nítida la fortaleza espiritual de Frei. No olvidemos que muchos otros intentaron sin suerte cruzar el Oráculo del Sur, aquella puerta donde, siguiendo el relato de Michael Ende, mueren fulminados por un rayo quienes dudan o desconfían de sí mismos. No olvidemos que cuando no dieron un paso al costado, dieron un paso afuera, que es la opción más audaz, pero asimismo la menos riesgosa, porque sólo se opta por ella cuando ya no hay nada que perder o, cuando equivocadamente, se cree que hay mucho que ganar.

Frei eligió ajustarse a las reglas del juego —las de la tradición y las hechas ad hoc—, encarar la adversidad, y remover uno a uno los obstáculos que encontró en su camino, el último de los cuales busca impedir que la adhesión al gobierno y a la Presidenta se vuelquen sin reservas a su favor. Por eso lo critican. Pero ya quisieran Piñera y Enríquez-Ominami contar con semejante seguro en los tiempos de incertidumbre e inestabilidad que corren. Ya quisieran que la Presidenta, al menos, guardara silencio sobre lo que es su preferencia obvia.

Pero Frei crece en la misma medida que consolida la fórmula de «un candidato, un programa, una coalición». Y no necesita ser más creativo que esto. No requiere más frescor que el exhibido hasta ahora. Y no precisa más horizonte de cambio que el avizorado en una nueva Constitución, en más protección social, y en mejores derechos y garantías para todos los chilenos. Como reza el dicho, «bueno es cilantro, pero no tanto», lo que significa que ha de usarse el aderezo fresco y de aroma intenso, pero hacerlo con moderación a fin de preservar el sabor original de los alimentos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: