Los ministros de la Concertación

pdf

Palabras preliminares
 
¿Cómo se formaron los gabinetes ministeriales de Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet? ¿Quiénes fueron sus ministros y ministras? ¿Cuán jóvenes eran al momento de asumir? ¿Cuánta solidaridad entre generaciones se verificó? ¡Cómo fue que ocurrió el eclipse de los partidos en el manejo del Estado! ¿Cuán renovadores son los renovadores? ¿Cómo operaron las jerarquías de clase para promover o frenar el ascenso de los titulares de carteras? En los siguientes párrafos se ofrece un análisis acerca de la conformación de los gabinetes ministeriales de los gobiernos de la Concertación.
 
Dentro del enfoque adoptado, se ha dado especial importancia a los atributos relacionados con la estabilidad política, la renovación de elencos, y la integralidad y eficacia de la acción gubernamental. Por eso también se han escogido las variables relativas al tiempo de permanencia de los ministros, las edades de ingreso y dejación del cargo, los lazos generacionales, las trayectorias políticas y técnicas, la formación profesional, los perfiles de género, y el origen social de los altos directivos.
 
En la elaboración de las categorías se ha recurrido a fuentes de información y consulta meritorias en su especie, como Chile: una democracia tutelada, de Felipe Portales, Sudamericana, 2000; La historia oculta de la transición: Chile 1990-1998,  de Ascanio Cavallo, Grijalbo, 1998; La clase política chilena, de Emilio Filippi, Pehuén, 2006; Nueva crónica de la transición, de Rafael Otano, LOM Ediciones, 2006; El gobierno de Lagos: balance crítico, de Hugo Fazio, Lom, 2006;  y El modelo chileno, de Paul W. Drake e Ivan Jakšić, 1999.
 
Permanencia de los ministros en el cargo
 
Un signo de fortaleza del gobierno es su estabilidad, la que está estrechamente asociada al tiempo de permanencia de los ministros en el cargo. De ahí la importancia de disponer de un núcleo de ministros políticos dotado de suficiente poder y autoridad, pero, asimismo, capaz de asegurar la continuidad de la gestión de gobierno.
 
Se consideran ministerios políticos aquellos que velan por la conducción general del gobierno. Esta tarea actualmente recae en los ministerios del Interior, Secretaría General de la Presidencia y Secretaría General de Gobierno. Las demás carteras, las sectoriales, no obstante contribuir a la integralidad de la acción gubernamental, atienden áreas específicas de la administración y se relacionan directamente con intereses sectoriales.
 
Un buen ejemplo de estabilidad frente a un escenario de cambio —como fue el de la transición política— lo ofrece el gobierno de Patricio Aylwin. De los cuatro gobiernos de la Concertación, es el que exhibe la menor rotación ministerial, según se puede observar en la Tabla 1. Durante su cuatrienio los ministros permanecieron en sus respectivas carteras por un lapso de 3 años promedio[i]. Por el contrario, durante el cuatrienio de Michelle Bachelet, los ministros se mantuvieron en sus carteras menos de 2 años promedio[ii]. Equidistantes de ambos, los sexenios de Eduardo Frei y Ricardo Lagos tuvieron ministros que permanecieron en sus cargos alrededor de 27 meses.
 
Tabla 1. Permanencia media de los ministros en el cargo
Gobierno Meses de  permanencia Desviación típica
Aylwin 36,5 7,9
Frei 27,4 1,1
Lagos 27,9 0,6
Bachelet 22,5 6,0
Promedio 28,6 0,0

 

En la hipótesis de que los ministros políticos, más los ministros de Hacienda y de Relaciones Exteriores, se mantuvieran en sus carteras durante todo el mandato de cuatro años y, a su vez, los ministros sectoriales rotaran en sus puestos —como en el mandato de Bachelet— cada 24 meses; se tendría una media de permanencia del gabinete de 27 meses. 
 
Una menor duración de los titulares de carteras sectoriales puede significarle al gobierno perder valiosas expertises, lo que a menudo es compensado con una mayor movilidad ministerial. Por regla general, en todos los sistemas políticos la elite ministerial se caracteriza por el predominio de ministros llamados a ocupar una sola cartera[iii], aunque no es inusual la existencia de ministros móviles, aquellos que pasan por varios ministerios. Se trata de titulares que entran en escena bajo circunstancias de fuerte presión política, lo que insta al Presidente a no innovar y, de este modo, asegurar la cohesión del gabinete. Se les encuentra en las cuatro administraciones concertacionistas, si bien han sido las de Frei y Lagos las que más recurrieron a ellos, como se constata en la Tabla 2.
 
Tabla 2. Ministros móviles en el gobierno
Gobierno Ministros
Aylwin Jaime Tohá
Frei Carlos Figueroa
Raúl Troncoso
José Miguel Insulza
Edmundo Pérez Yoma
Lagos Francisco Vidal
Michelle Bachelet
Jaime Ravinet
Bachelet Francisco Vidal
René Cortázar
 
Edad media de los miembros del gabinete
 
Una de las principales cuestiones que se puso de manifiesto durante la campaña presidencial, fue la necesidad de rejuvenecer los elencos gubernamentales. Frei incluso postulo la paridad entre mayores y menores de 45 años, ignorando acaso que en su propio gobierno los ministros menores de 45 años llegaron a constituir el 47% del gabinete, mientras que en el de Lagos alcanzaron al 52%, y, en el de Bachelet, se elevaron a la significativa cifra de 72% de las designaciones. En la siguiente nómina se pueden ver algunas de las figuras que enarbolan las banderas de la renovación en sus propias colectividades.
 
Ministros que asumen con menos de 45 años 
Gobierno  Ministros
Aylwin Enrique Correa René Cortázar
Carlos Ominami Alberto Etchegaray
Jorge Marshall Soledad Alvear
Frei Víctor Manuel Rebolledo Soledad Alvear
Carlos Mladinic Claudio Hohmann
Álvaro García Edmundo Hermosilla
Alejandro Jadresic Carlos Mladinic
Álvaro García Felipe Sandoval
Germán Quintana José Pablo Arellano
Lagos José de Gregorio Pedro García
José de Gregorio Claudio Orrego
Alejandra Krauss Claudio Orrego
Cecilia Pérez José de Gregorio
Yasna Provoste Cecilia Pérez
Yerko Ljubetic José Weinstein
Bachelet Felipe Harboe Sergio Espejo
Ricardo Lagos Weber Romy Schmidt
Carolina Tohá Karen Poniachik
Ingrid Antonijevic Karen Poniachik
Alejandro Ferreiro Marcelo Tokman
Paula Quintana Laura Albornoz
Yasna Provoste Paulina Urrutia
Carlos Maldonado Ana Lya Uriarte

 

La edad media de los gabinetes de la Concertación fue de 50 años, una cifra semejante a la europea[iv], aunque distante de la española, que ―por su peculiar transición democrática, y por el fuerte recambio generacional operado por la derecha en los noventa[v]― es de 45 años[vi].
 
Hay que tener presente que si en España la edad media de entrada al gobierno se instala en la mitad de la cuarentena, en el gobierno de Aylwin ésta se sitúa en los 53 años. Los ministros entran a los 53 y salen a los 56. Por eso, como se ve en la Tabla 3, el de Aylwin es el gabinete más veterano de los cuatro gobiernos, y también el que exhibe la más alta edad máxima: 72 años. La distancia del gobierno de Aylwin con sus sucesores se torna aún  más considerable cuando se lo compara con el de Lagos, que registra una media de 49 años, una edad mínima de 34, y una edad máxima de 69 años. Por su parte, en el gobierno de Frei el ministro más joven frisa los 37 años. Lo importante es que durante los gobiernos de la Concertación, la edad de los ministros descendió de manera lenta, pero persistente, desde una media de 53 años a otra de 50.
 
Tabla 3. La edad de ingreso de los ministros al gabinete
Gobierno Edad media Desviación típica Edad mínima Edad máxima (n)
Aylwin 53 1,9 36 72 20
Frei 52 1,0 37 70 54
Lagos 49 2,4 34 69 50
Bachelet 50 0,6 36 70 46
Promedio 50 0,5 36 70 43
 
  El peso de las generaciones
 
Es digno de destacar que los tres primeros gobiernos de la Concertación, a diferencia del de Bachelet, fueron marcados por el sello de una generación. El de Aylwin por la generación de 1930. El de Frei, por la de 1940. Y el de Lagos, por la de 1950. Sin embargo, a lo largo de estos veinte años, descuellan los nacidos en la década del cincuenta, como se evidencia en la Tabla 4.
 
Tabla 4. El origen generacional de los ministros del gabinete
Gobierno  1910-1919 1920-1929 1930-1939 1940-1949 1950-1959 1960-1969 1970-1979 (n)
Aylwin 1 5 9 5 4 0 0 24
Frei 0 3 13 15 11 2 0 44
Lagos 0 0 2 12 19 6 0 39
Bachelet 0 0 4 9 14 14 1 42
Totales 1 8 28 41 48 22 1 149

 

 Fue tal fue la hegemonía de los nacidos en los años cincuenta, que imposibilitó a la generación siguiente, la de los sesenta, instalarse en plenitud en el gobierno de Bachelet. Con ella —aunque no por ella— se frenó el impulso al recambio, como lo demuestra el Gráfico 1. Esto también explica la tímida aparición de los nacidos en los años setenta. En el gobierno de Bachelet, los nacidos en los años sesenta constituyen un tercio de los ministros, proporción equivalente a la de los nacidos en los años cincuenta.
 
Gráfico 1. La transición generacional en los gobiernos de la Concertación
 
 
Si  durante el gobierno de Aylwin, el 37% de los ministros había nacido en la década del treinta, en el gobierno de Frei, esta cohorte ya había descendido al 30%, mientras que los sucedían de manera clara los nacidos en la década del 40. En el gobierno de Lagos, casi la mitad de los ministros había nacido en la década del cincuenta. Son los otrora protagonistas de los movimientos juveniles de los sesenta, la generación de mayor densidad, y la que irrumpe con mayor fuerza en los últimos veinte años, como se ve en el Gráfico 2.
 
Gráfico 2. Las generaciones de reemplazo en los gobiernos de la Concertación
 
 
Como se muestra en el Gráfico 3, el gabinete de Aylwin se caracterizó por la presencia de ministros de mayor edad, los que permanecieron en sus carteras prácticamente todo el tiempo que duró el mandato, confirmando así que a mayor edad corresponde una permanencia más prolongada en la cartera[vii]. Con Frei esto experimenta un cambio; disminuye el tiempo de ocupación del cargo ministerial a lo largo del sexenio, y se invierte la relación entre la edad del ministro y su persistencia en el cargo, de modo que a mayor edad se registra una menor permanencia en la cartera.
 
Gráfico 3. Edad de los ministros al asumir y tiempo de permanencia en la cartera
 
 
 
 
 
Con Ricardo Lagos se configura un gabinete que, a diferencia del de Aylwin, se concentra en torno a los cincuenta años de edad. En su administración los ministros muestran una duración media en el gabinete de tres años. Con Lagos se restablece la regla de Aylwin de a mayor edad, más tiempo en el cargo. Finalmente, con Bachelet se diluyen las diferencias significativas resultantes de la correlación entre la edad del ministro y el tiempo de ocupación del cargo, y se decanta la tendencia hacia una menor tiempo de permanencia en el gabinete.
 
 Perfil político y técnico de los ministros
 
Se pueden distinguir las siguientes categorías de ministros, según la coincidencia que exhiben los titulares entre sus respectivas trayectorias profesionales y las características de la cartera que ocupan: 1) ministros generalistas amateurs, que son los que poseen habilidades políticas obtenidas tras haber ocupado cargos de representación o de haber participado activamente en sus respectivos partidos políticos; 2) ministros managers generalistas, que son los que, además de poseer experiencia política en cargos de representación, en la administración o en sus partidos, exhiben capacidades de gestión; 3) ministros especialistas amateurs, que son los que aún careciendo de una vasta trayectoria política y de un background  técnico, poseen conocimientos sobre las materias de la cartera; y 4) ministros managers especialistas, que son los que no tienen trayectorias políticas, pero en subsidio detentan una fuerte expertise técnica[viii] .
 
En la Tabla 5 se puede apreciar el perfil de los gabinetes de los cuatro gobiernos. Los ministros generalistas alcanzan su mayor presencia en el gobierno de Lagos (56%), y la menor, en el de Bachelet (43%). En el otro extremo, los ministros especialistas predominan en los gabinetes de Bachelet (57%), y tienen menos figuración en los de Lagos (44%).
 
Tabla 5. Perfiles de la expertise profesional según la posición en la carrera
Gobiernos Aylwin Frei Lagos Bachelet
Generalista 46 52 56 43
Generalista amateur 27 40 36 28
Manager generalista 19 12 20 15
Especialista 53 48 44 57
Especialista amateur 31 17 16 32
Manager especialista 23 31 28 25
Total 100 100 100 100

 

Dentro de los generalistas, es decir, de aquellos que poseen una experiencia amplia y exhiben una nutrida militancia política, los ministros amateurs son preponderantes en la administración de Frei, mientras los managers generalistas tienen mayor predominio en el gobierno de Lagos (20%). Entre los especialistas, o sea, aquellos que muestran concordancia entre su formación universitaria y sus habilidades técnicas, y la cartera que ocupan, los amateurs son los más numerosos del gobierno de Bachelet (32%), y más escasos en el de Lagos (16%) y de Frei (17%). Finalmente, los managers especialistas abundan en los gabinetes de Frei (31%), y merman en los de Aylwin (23%).
 
La elite ministerial chilena toma cierta distancia de los sistemas políticos con ejecutivos más técnicos, y se coloca entre los países con gobiernos más políticos. En los cuatro gobiernos es posible hallar un núcleo duro de ministros generalistas que posee fuertes vínculos con los partidos y con los parlamentarios. A menudo ostentan dilatadas carreras políticas, que han forjado en su paso por los diversos niveles de la estructura política chilena. Precisamente en este núcleo duro se vertebra la elite ministerial donde concurren la carrera representativa previa a la democracia, y el liderazgo ejercido en los partidos. Estos ministros generalistas son los genuinos insiders de los partidos políticos en la elite ministerial. Son los de mayor ascendiente sobre los partidos y sobre los parlamentarios. Aparecen con Aylwin, alcanzan su cénit con Frei, e inician el descenso con Lagos, hasta quedar en franca minoría con Bachelet. Los gobiernos de Aylwin y Frei, a diferencia de las administraciones de Lagos y Bachelet, se caracterizan por constituir gabinetes con fuerte peso político, debido a la entrada de un gran número de líderes nacionales de los partidos, con experiencia parlamentaria y en otras arenas políticas. Ello viene a confirmar que el establecimiento de un nuevo régimen político conducido por las élites de 1973, fue el factor determinante del tipo de transición política observada.
 
Es fácil deducir que los ministros que entraron a través de una ruta partidaria son generalistas, en cambio, los que ingresaron desde el gobierno, o de una ruta no partidaria, son mayoritariamente especialistas. Por cierto, los técnicos están asociados a ministerios técnicos, mientras que los políticos, a carteras políticas.
 
En este sentido, los gobiernos de la Concertación trazan una línea evolutiva que va de gabinetes representativos a gabinetes técnicos. A través de los años ha ocurrido un proceso endógeno a la administración, relativamente independiente de los partidos y de las estructuras de representación política, que ha concluido en la aparición de ministros mandarinos[ix], fenómeno éste propio de países cuyas elites ministeriales están menos parlamentarizadas. Se entiende por tales aquellos ministros que han sido funcionarios públicos, han pasado por órganos inferiores del gobierno central, y no han obtenido ningún mandato electivo público. Por lo común, dichos titulares se han iniciado como colaboradores o asistentes de un ministro, en calidad de consejero, adjunto, director o jefe de gabinete.  
 
Los gobiernos de la Concertación se han sostenido en coaliciones parlamentarias relativamente leales y estables, aun cuando la administración de Bachelet, presenció situaciones de minoría que la obligaron a designar titulares de mayor especialización en los altos cargos.
 
La transición democrática ha promovido el ingreso de ministros con carreras parlamentarias y partidarias, pero también ha fomentado la aparición de ministros cuyo cursus honorum[x] corresponde a ejecutivos, dirigentes sociales, alcaldes, consejeros regionales, concejales y outsiders.
 
No es posible entender estas vicisitudes del proceso al margen de la paulatina pérdida de gravitación del Presidente de la República en los partidos, y tampoco del debilitamiento de los lazos de interdependencia entre el Ejecutivo y las colectividades políticas. Así pues, si durante el gobierno de Aylwin predomina una relación de fusión, donde las colectividades ceden a favor de un gobierno suprapartidario altamente cohesionado, con Frei —sobre todo después de su primer ajuste de gabinete—, se produce una separación de ámbitos que habría de originar las primeras fisuras en la coalición. Pero es con Lagos con quien se inicia la compartimentación, en ocasiones, de abierta indiferencia entre los partidos y el gobierno. No obstante, el tipo más puro de compartimentación es el que adviene con Bachelet.
 
Las trayectorias profesionales de los ministros
 
Cuando se revisan las profesiones de los ministros en las cuatro administraciones (Tabla 6), salta a la vista la abrumadora presencia de abogados y economistas. Ambos grupos absorben casi los dos tercios de las designaciones habidas en el curso de los cuatro gobiernos. Es muy probable que aquí radique el punto de tensión y de equilibrio entre una lógica política y otra tecnocrática del ejercicio del poder. Esto contrasta con la mayor diversificación profesional que exhiben las asambleas de representantes, la Cámara de Diputados y el Senado (Gráfico 4).
 
Los ingenieros civiles, que con Aylwin cubrían cerca de la cuarta parte del gabinete, prácticamente han desaparecido de los ministerios. Los arquitectos, sólo estuvieron presentes en el gobierno de Lagos. Los asistentes sociales, una carrera con predominio de mujeres, también marcaron su mejor participación en la administración de Lagos.
 
Periodistas, antropólogos y actrices aparecen sólo durante el mandato de Bachelet. Esto, a más de constatar la ausencia de oficios no universitarios. Casi no hay representantes ministeriales del movimiento estudiantil, ni del mundo laboral y empresarial.
 
Tabla 6. Trayectorias profesionales de los ministros de la Concertación
Profesión Aylwin Frei Lagos Bachelet (n)
Abogado 36 33 32 30 55
Economista 16 39 30 28 51
Ingeniero 24 12 2 0 13
Médico 12 4 8 11 14
Profesor 0 2 8 7 8
Arquitecto 0 0 6 0 3
Sociólogo 4 2 2 6 6
Antropólogo 0 0 0 2 1
Cientista Político 0 2 2 2 3
Actriz 0 0 0 2 1
Geógrafo 4 0 0 0 1
Asistente Social 0 2 8 4 7
Periodista 0 0 0 4 2
Filósofo 4 0 2 0 2
Empresario 0 2 0 4 3
Otros 0 2 0 0 1
Totales 100 100 100 100 (171)

 

 
Gráfico 4. Trayectorias profesionales de los parlamentarios
 
 
Una parte importante de los ministros había orientado sus trayectorias profesionales hacia la política, que se realizó a través de los partidos. Por eso, la participación del partido y de sus elites en el gobierno fue más fuerte al principio que al final de la transición, cuando, como se ha visto, sucede un progresivo distanciamiento entre ambos. Así se confirma en la Tabla 9.
 
Tabla 9. Trayectoria previa a la ocupación del cargo
Experiencia principal antesde ocupar la cartera ministerial Gobierno Total(n)
Aylwin Frei Lagos Bachelet
(%) (%) (%) (%)
En cargo de elección popular 4 6 26 6 20
En cargo de la Administración 40 57 51 66 97
En tareas académicas 28 25 18 19 38
En responsabilidades partidarias 20 6 2 2 9
En actividades de la empresa privada 8 6 2 6 9
Total 100 100 100 100 (173)

 

Durante el gobierno de Aylwin, la mayor parte de los ministros tiene alguna noción de la función pública, la que ha sido adquirida prestando servicios en los gobiernos de Carlos Ibañez, Jorge Alessandri, Eduardo Frei Montalva o Salvador Allende. Algunos de ellos combinan esta expertise con un bagaje obtenido a su paso por cargos de representación política, como por ejemplo, los parlamentarios. Le siguen en importancia los titulares reclutados en instituciones académicas. Y, más abajo, los ministros con prácticas de conducción política en sus propios partidos.
 
En el gobierno de Frei se incrementa el número de ministros con experiencia en el manejo del sector público, sea porque la adquirieron desempeñando tareas subordinadas en el gobierno central —ministros, subsecretarios, directivos—, o porque las aprendieron en las administraciones locales. Se mantiene la presencia de titulares cuya actividad principal se ha desarrollado en el campo académico, pero se incorpora un mayor número de ex parlamentarios, y pierden gravitación los dirigentes puros de partidos, que orientan sus cursus honorums hacia las rutas parlamentarias.
 
Con Lagos se fortalece significativamente el grupo de ministros que han ocupado cargos de representación popular —ex senadores, ex diputados, ex alcaldes, ex consejeros regionales y ex concejales—, y persiste el grupo de directivos que han ampliado su expertise sirviendo a los gobiernos de Aylwin y Frei. Disminuyen los titulares reclutados en el mundo académico, al tiempo que se hace mínima la participación de dirigentes partidarios de alto nivel en el gobierno.
 
Durante el gobierno de Bachelet prácticamente se consolida la ruta administrativa que conduce al cargo de ministro. Dos tercios de los puestos ministeriales son ocupados por ministros que han engrosado su curriculum ejerciendo cargos en diversos niveles del aparato público, amén de aquellos que han desempeñado más de una vez el cargo de ministro y, en ocasiones, en gobiernos sucesivos (Tabla 10). Se mantiene la cuota de académicos y disminuye la cantidad de ministros fogueados en cargos de elección popular, aunque por primera vez se produce el caso —y sienta el precedente— de un ministro que abandona el escaño parlamentario para asumir responsabilidades de gobierno.
 
Tabla 10. Ministros que ocupan más de una cartera en los gabinetes de la Concertación
Ministros  en dos carteras Ministros en tres carteras Ministros en cuatro carteras
Ricardo LagosRaúl TroncosoGermán MolinaAdriana del PianoGermán Correa

Alejandro Foxley

Sergio Molina

René Cortázar

Jorge Leiva

Antonio GómezCarlos FigueroaMario FernándezCecilia PérezYasna Provoste

Marigen Hornkohl

Sergio Bitar

Karen Poniachik

Jorge ArrateSoledad AlvearJaime ToháJosé Miguel InsulzaEdmundo Pérez

Alvaro García

Jaime Ravinet

José de Gregorio

Francisco Vidal 
       

 

En cuanto al destino que siguieron los ministros después de cada gobierno, en la Tabla 11 se puede apreciar que la mayor parte continuó en la administración. Esto es sobre todo observable en el gobierno de Frei (71%), donde también es significativa la cuota de ministros que después de haber ejercido pasaron a la empresa privada (21%). El tránsito de los ministros hacia la arena representativa, es destacable en Aylwin y Lagos (26 y 18%). En cambio, la trayectoria de los ministros que eligen como destino a la empresa privada es clara en Bachelet (30%).
 
Tabla 11. Trayectoria posterior a la ocupación del cargo
Primero despuésde ocupar la cartera Gobierno Total (n)
Aylwin Frei Lagos Bachelet
(%) (%) (%) (%)
En cargo de elección popular 26 0 18 9 17
En cargo de la administración 61 73 55 35 87
En tareas académicas 9 6 9 17 13
En responsabilidades partidarias 0 0 2 9 3
En actividades de la empresa privada 4 21 16 30 27
Total 100 100 100 100 (147)

 

Mujeres en el gabinete
 
Uno de los cambios más notables en la conformación de los gabinetes de la Concertación, ha sido indudablemente la incorporación de las mujeres. Como se puede ver en el Anexo 2, llegar a la paridad de género tardó dieciséis años. En el gobierno de Aylwin había sólo una mujer. En el de Frei ya fueron 3. Con Lagos se elevaron a 12. Y, finalmente, con Bachelet, alcanzaron 20 designaciones.
 
Sin embargo, esta mayor presencia de las mujeres ha corrido paralela a las dificultades que han hallado para sobrevivir a las remodelaciones de gabinete, y al problema de ser encasilladas en carteras sociales. Si bien ha habido titulares mujeres en Relaciones Exteriores, secretaria general de la Presidencia, secretaría general de Gobierno, Justicia y Defensa, aún les siguen vedados los ministerios del Interior, Hacienda, Economía[xi], Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones.
 
Mujeres en los gabinetes de la Concertación
Gobierno Número Ministra Ministerio
Aylwin 1 Soledad Alvear Servicio Nacional de la Mujer
Frei 3 Soledad Alvear Justicia
Adriana Delpiano Bienes Nacionales
Josefina Bilbao Servicio Nacional de la Mujer
Lagos 12 Soledad Alvear Relaciones Exteriores
Michelle Bachelet Defensa Nacional
Alejandra Krauss Planificación y Cooperación
Cecilia Pérez Planificación y Cooperación
Yasna Provoste Planificación y Cooperación
Mariana Aylwin Educación
Marigen Hornckol Educación
Michelle Bachelet Salud
Sonia Tschorne Vivienda y Urbanismo
Sonia Tschorne Bienes nacionales
Adriana Delpiano Directora del Servicio Nacional de la Mujer
Cecilia Pérez Directora del Servicio Nacional de la Mujer
Bachelet 20 Vivianne Blanlot Defensa Nacional
Paulina Veloso Secretaría General de la Presidencia
Carolina Tohá Secretaría General de Gobierno
Ingrid Antonijevic Economía, Fomento y Reconstrucción
Clarisa Hardy Planificación y Cooperación
Paula Quintana Planificación y Cooperación
Yasna Provoste Educación
Mónica Jiménez Educación
Claudia Serrano Trabajo y Previsión Social
María Soledad Barría Salud
Jeanette Vega Salud
Patricia Poblete Vivienda y Urbanismo
Romy Schmidt Bienes Nacionales
Marigen Hornkohl Agricultura
Karen Poniachik Minería
Karen Poniachik Energía
Laura Albornoz Servicio Nacional de la Mujer
Carmen Andrade Servicio Nacional de la Mujer
Paulina Urrutia Consejo Nacional de la Cultura y las Artes
Ana Lya Uriarte Comisión Nacional del Medio Ambiente

 

Origen social de los ministros
 
Los estudios sobre las clases dirigentes han confirmado la existencia de una alta correlación entre la elite política y su pertenencia a los estratos sociales más elevados de la población. La combinación de la educación y el origen social de los dirigentes, revela que el acceso a la elite requiere de un alto nivel de formación académica. Esto actúa como una barrera de entrada que excluye a quienes han obtenido menos educación. El acceso a una educación universitaria, por otra parte, está fuertemente condicionado por el origen social de los postulantes. Y está vastamente comprobado que, aún aquellos individuos que han alcanzado calificación universitaria, no acceden por igual a la élite política. En la selección interviene un sesgo social que favorece a los estratos altos, y no es extraño que una vez superados los obstáculos de ingreso a la elite, se activen mecanismos de segregación y expulsión exógenos al propio desempeño del cargo.
 
Para determinar la posición social de los ministros, se ha considerado su trayectoria educativa, su formación profesional, y sus vínculos familiares. Con estas tres variables se han distinguido tres niveles sociales: A) ministros con origen social alto; B) ministros provenientes de capas medias; y C) ministros con una fuerte movilidad ascendente en la jerarquía social.
 
En la Tabla 12 puede verse el enorme predominio de las clases altas en los gabinetes de la Concertación. En los gobiernos de Aylwin y de Bachelet sobre el 50% de las designaciones recaen en titulares procedentes de este segmento, mientras que en los de Frei y Lagos, dicha proporción se sitúa en el 40%. Los ministros provenientes de los sectores medios, muestran una mayor participación en el gobierno de Frei, y la más exigua en el gobierno de Bachelet, cuando representan menos de un cuarto de las designaciones. Por último, los ministros de orígenes sociales más modestos, se revelan más numerosos en el gobierno de Lagos, y merman su participación en la administración de Frei. Con todo, es durante el gobierno de Lagos cuando se verifica un mayor equilibrio ministerial según el origen social de los jefes de cartera.
 
Tabla 12. La posición social de los ministros de los gabinetes de la Concertación
 Origen Gobierno Total
Aylwin Frei Lagos Bachelet
  (%) (%) (%) (%) (n)
A 50 40 40 52 71
B 29 46 33 24 53
C 21 14 27 24 34
Totales 100 100 100 100 (158)

 

 


NOTAS

[i] En Finlandia los ministros duran 3 años, 2,78 en Portugal, 2,09 en Grecia. Francia 3,6, Bélgica 3,8 e Italia 3,8. Islandia 6,1, Irlanda 6,6 y Luxemburgo 6,8. Juan Rodríguez Teruel, Reclutamiento y carrera ministerial de los ministros en España (1976-2005), Open University, WP núm. 273, Institut de Ciències Polítiques i Socials Barcelona, 2009, pág. 24.

[ii] En la mayoría de los países donde los ministros suelen entrar jóvenes al Gobierno tienden a dejarlo jóvenes. Véase: Jo. Blondel, Government Ministers in the Contemporary World, Londres, Sage, 1985.

[iii] Véase: J. Blondel, Government Ministers in the Contemporary World, Londres, Sage, 1985, pág. 222.

[iv] Aparte de Irlanda (cuya edad media de entrada es de 46,2 años) y de los países escandinavos (en torno a los 48 años), la mayoría de países tienen elites ministeriales que entran en el Gobierno a partir de los cincuenta años (especialmente en el caso de Italia y Gran Bretaña, cuyos ministros acceden al Gobierno después de los 53 años como media).

[v] La fundación del Partido Popular en 1988 trajo a una nueva generación a la cúpula del partido, que tras varios intentos de alcanzar el poder, lo consiguió definitivamente en 1996. Véase: Salvador Parrado Díez, El control político de la Administración central española: continuidad y cambio en 1982 y 1996, Universidad Nacional de Educación a Distancia, pág. 45.

[vi] En términos generales, la carrera ministerial en España se realiza entre los 40 y los 50 años. La edad media de entrada en el Gobierno se encuentra en la mitad de la cuarentena.

[vii] En España los ministros conservan su mandato alrededor de tres años. Véase: Juan Rodríguez Teruel, Reclutamiento y carrera ministerial de los ministros en España (1976-2005), Open University, WP núm. 273, Institut de Ciències Polítiques i Socials Barcelona, 2009, pág. 24.

[viii]  Para un análisis más extenso, véase la tesis doctoral de Juan Rodríguez Teruel, Los ministros de la España democrática, Universidad Autónoma de Barcelona, enero de 2006. Tomamos la clasificación sugerida por el autor en la página 523:

  Background técnico Sin background técnico
especialista Manager especialista: fuerte expertise técnica Especialista amateur: conocimiento de la materia
generalista Manager generalista: capacidad de gestión Generalista amateur: habilidades políticas

[ix] El concepto hace referencia a la tradición del imperio chino de reclutar a los dirigentes entre los llamados mandarines, funcionarios que habían servido largamente en la administración del emperador y que, por ello, conocían mejor que nadie el funcionamiento de la burocracia, siendo los más aptos para ejercer las tareas de consejeros del líder.

[x] El cursus honorum, carrera política, es la jerarquía de puestos que los políticos se esfuerzan en alcanzar con mayor o menor éxito.

[xi] Considerando cuán breve fue el paso de Ingrid Antonijevic Hahn, del 11 de marzo al 14 de julio de 2006, por la cartera.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: