Gabinete, neocesarismo y ruptura de las coaliciones

 
pdf
 
Es cierto que el gabinete exhibido en el Museo Histórico Nacional, no es generoso en la apertura a jóvenes y mujeres. Sólo un tercio del nuevo equipo son menores de 45 años, y las mujeres representan un poco más de la cuarta parte de las designaciones. Ello contrasta con la relevancia acordada a dichos sectores y, por supuesto, con el peso específico que tienen en la sociedad chilena.
 
Pero, compensando tales falencias, el gabinete de Piñera muestra lo que a estas alturas ya es un hecho sociológico indiscutible, a saber, la fuerte gravitación alcanzada por la generación de los nacidos en la década de 1950. A contracorriente de los análisis que propugnan el retiro de esta cohorte de la escena política, Piñera revierte la tendencia declinante —sobre todo visible en la administración de Bachelet—, para restablecer su influencia en los altos cargos del Estado. Ello habrá de crear solidaridades y conflictividades intra-generacionales en un grupo que ha compartido las experiencias de cambio más turbulentas de las últimas décadas.
 
En la siguiente tabla, se observa la incidencia de las generaciones durante los sucesivos gobiernos democráticos. En el primer gabinete de Piñera, la mitad de los ministros designados ha nacido en la década del cincuenta. Es la más alta participación de este segmento —y veremos si la confirman los siguientes ajustes de gabinete— en los cinco gobiernos. Superior incluso a la exhibida en el sexenio de Lagos, cuando del total de 39 nominaciones, 19 correspondieron a dicho tramo.
 
Perfil generacional de los ministros
Gobierno  1910-1919 1920-1929 1930-1939 1940-1949 1950-1959 1960-1969 1970-1979 (n)
Aylwin 1 5 9 5 4 0 0 24
Frei 0 3 13 15 11 2 0 44
Lagos 0 0 2 12 19 6 0 39
Bachelet 0 0 4 9 14 14 1 42
Piñera 0 0 0 1 11 6 4 22
Totales 1 8 28 42 59 28 5 (171)

   

En las siguientes figuras se puede ver el ascenso, predominio y descenso de las distintas generaciones a lo largo de los últimos veinte años. A diferencia de la progresiva incorporación al gobierno de los nacidos en los años sesenta, con Piñera se detiene este impulso, aunque para favorecer la participación de los nacidos en la década del 70.
 
La transición generacional en los gobiernos de la democracia
 
 
 
Las generaciones de reemplazo en los gobiernos de la democracia
 
 
 
La edad media del gabinete de Piñera, de 49 años, es semejante al promedio de la administración de Lagos, y apenas inferior a la de los cinco gobiernos considerados. Probablemente esta tendencia se estabilice en los cincuenta años, al igual que la media europea. Cabe hacer notar que disminuye de manera ostensible la edad máxima (63 años), lo mismo que la edad mínima de ingreso (32 años). Sin embargo, en ninguno de los equipos hay ministros veinteañeros.
 
Edad de ingreso al gabinete de ministros
Gobierno Edadmedia Desviación típica Edad mínima Edad máxima (n)
Aylwin 53 1,9 36 72 20
Frei 52 1,0 37 70 54
Lagos 49 2,4 34 69 50
Bachelet 50 0,6 36 70 46
Piñera 49 2,4 32 63 22
Promedio 50 0,5 35 69 192
 
Otro importante cambio en la composición de los gabinetes, es el que se verifica en las trayectorias profesionales, en las carreras políticas, y en el origen social de los nuevos inquilinos de La Moneda. Como nunca en los años de la democracia, el gabinete que se instalará en marzo mostrará la supremacía incontrarrestable de los economistas. Si durante los gobiernos de la Concertación los abogados desempeñaron un papel político que pudo moderar el talante tecnocrático de la administración, en el nuevo equipo gubernamental los jurisconsultos quedarán francamente disminuidos. Junto a los economistas, volverán los ingenieros, pero mermarán los ministros formados en disciplinas sociales.
 
Trayectoria profesional de los ministros
Profesión Aylwin Frei Lagos Bachelet Piñera (n)
Abogado 36 33 32 30 18 59
Economista 16 39 30 28 50 62
Ingeniero 24 12 2 0 14 16
Médico 12 4 8 11 4.5 15
Profesor 0 2 8 7 0 8
Arquitecto 0 0 6 0 0 3
Sociólogo 4 2 2 6 0 6
Antropólogo 0 0 0 2 0 1
Cientista Político 0 2 2 2 0 3
Actriz/Actor 0 0 0 2 4.5 2
Geógrafo 4 0 0 0 0 1
Asistente Social 0 2 8 4 0 7
Periodista 0 0 0 4 4.5 3
Filósofo 4 0 2 0 0 2
Empresario 0 2 0 4 4.5 4
Otros 0 2 0 0 0 1
Totales 100 100 100 100 100 (193)
 
Escasa es la experiencia del nuevo equipo en cargos de elección popular. Sólo 3 de los 22 titulares de carteras provienen de arenas políticas representativas, tales como la parlamentaria y la edilicia. Y, por lo que se refiere a la posición que ocupan en las jerarquías de prestigio, poder y riqueza, todos reconocen adscripción en las capas altas de la sociedad, emulando acaso al ciudadano de Vitacura.
 
Trayectoria previa a la ocupación del cargo
Experiencia principal antesde ocupar la cartera ministerial Gobierno Total(n)
Aylwin Frei Lagos Bachelet Piñera
(%) (%) (%) (%) (%)
En cargo de elección popular 4 6 26 6 13 23
En cargo de la Administración 40 57 51 66 5 98
En tareas académicas 28 25 18 19 46 48
En responsabilidades partidarias 20 6 2 2 18 13
En actividades de la empresa privada 8 6 2 6 18 13
Total 100 100 100 100 100 (195)
 
En la tabla siguiente se puede apreciar el perfil de los gabinetes de los cuatro gobiernos de la Concertación, y de los ministros designados por Piñera. Los ministros generalistas alcanzan su mayor presencia en el gobierno de Lagos (56%), y la menor, en el de Piñera (27%). En el otro extremo, los ministros especialistas tienen fuerte predominio en el gabinete de Piñera (73%), y menor figuración en los elencos de Lagos (44%).
 
Perfiles de la expertise profesional según la posición en la carrera
Gobiernos Aylwin Frei Lagos Bachelet Piñera
Generalista 46 52 56 43 27
Generalista amateur 27 40 36 28 9
Manager generalista 19 12 20 15 18
Especialista 53 48 44 57 73
Especialista amateur 31 17 16 32 36
Manager especialista 23 31 28 25 36
Total 100 100 100 100 100
 
Dentro de los generalistas, es decir, de aquellos que poseen una experiencia amplia y exhiben una nutrida militancia política, los ministros amateurs son preponderantes en la administración de Frei, mientras los managers generalistas tienen mayor predominio en el gobierno de Lagos (20%). Entre los especialistas, o sea, aquellos que muestran concordancia entre su formación universitaria y sus habilidades técnicas, y la cartera que ocupan, los amateurs son más numerosos entre los designados por Piñera (36%), y más escasos en las administraciones de Lagos (16%) y Frei (17%). Finalmente, los managers especialistas abundan en el primer gabinete de Piñera (36%), y merman en los de Aylwin (23%).
 
Si durante los gobiernos de la Concertación, la elite ministerial chilena tomó distancia de los sistemas políticos con ejecutivos más técnicos, y se colocó entre los países con gobiernos más políticos, en el futuro cambiará radicalmente este sello. Desaparecerá el núcleo duro de ministros generalistas que otrora tendió fuertes puentes hacia los partidos y el parlamento. Es explicable: sólo tres de los ministros designados tienen trayectoria en la carrera representativa y, tal vez, sólo un par de ellos haya realizado una activa vida partidaria.
 
Estos ministros generalistas aparecen con Aylwin, alcanzan su cénit con Frei, e inician el descenso con Lagos, hasta quedar en minoría con Bachelet. Pero con Piñera, su presencia se torna del todo insignificante. Con ello, se traza una línea evolutiva que va de gabinetes representativos a gabinetes técnicos signados por titulares que han carecido de mandato electivo público. 
 
La transición democrática promovió el ingreso de ministros con carreras parlamentarias y partidarias, pero también fomentó la aparición de ministros cuyo cursus honorum correspondió a ejecutivos, dirigentes sociales, alcaldes, consejeros regionales, concejales y outsiders. El gobierno de Piñera comporta un vuelco de grandes proporciones hacia una democracia corporativa con fuerte predominio de la banca, las finanzas, y el retail.  
 
Así pues, se constituye uno de los elencos ministeriales más perfilados de los últimos años. Se trata de un estrecho y leal círculo de colaboradores del empresario, de marcado talante técnico-académico, sin experiencia en la administración y, lo que es más determinante, sin vínculos ni obligaciones con los aparatos partidarios. En pocas palabras, el golpe de timón dado por Piñera en contra de la UDI y de RN simboliza la exacerbación del régimen presidencial, como encarnación del neocesarismo, y de la tecnocracia, como poder autónomo de los órganos de representación. No se corregirá el cauce elegido integrando a los partidos a las reuniones del gabinete político, ni designando a políticos en los cargos de subsecretarios, cuando la función de estos titulares es precisamente la gestión de los ministerios, lo cual requiere una expertise más técnica.
 
El del Presidente electo se parece más a un gabinete diseñado para remplazar el régimen de dos grandes coaliciones por otro de tres tercios, que a uno pensado para dar el publicitado salto al desarrollo. Todo parece organizado para operar en el mediano plazo la ruptura con ambas alas del arco político: con la derecha popular, frenando la virtual proyección de Pablo Longueira en el gobierno, y con la izquierda, promoviendo la integración de personeros conservadores de la Democracia Cristiana, como Jaime Ravinet.
 
Por todo lo que adolece el gabinete de Piñera, a la oposición le bastará ser política para tener éxito.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: