Política E Intimidad

impreso

Escasa atención habría concitado el hecho de que el matrimonio formado por Fulvio Rossi y Carolina Tohá buscara la presidencia de sus respectivas colectividades, de no haber sido porque algunos vieron en esta aspiración una oportunidad inmejorable para frenar el ascenso de ambos, y porque cierta prensa llevó la noticia al límite de la banalización. No era el primer matrimonio que ocupaba posiciones de poder, como no es inédita la presencia simultánea de hermanos, primos, padres, hijos, cuñados, en cargos de gestión y representación políticas. Entonces ¿dónde estaba la diferencia? ¿Qué particularidad autorizaba calificar el episodio como brutalmente negativo, o como un signo de deterioro de la política? ¿Es realmente incompatible que ambas figuras lideren dos partidos?

Rossi no lo cree así. Al revés de su esposa, que resignó por unos días su postulación amparándose en el principio de incompatibilidad, el senador piensa que dos personas unidas en matrimonio pueden perfectamente realizar su actividad partidaria de modo libre y autónomo. Algo sobre lo cual no existe consenso moral y, por el contrario, lo que evidencia es un profundo conflicto de valores sólo comprensible a la luz de los cambios que han experimentado las relaciones entre intimidad y política, o sea, la cuestión de los legítimos límites entre matrimonio y vida pública.

Es sintomático que, procurando trivializar el asunto, la prensa haya escogido como metáfora la idea de teleserie, moderna representación audiovisual de la novela nacida en el siglo xviii, siempre sospechosa de viciar el buen gusto. Esto, porque la novela es romance, fantasía y ensoñación. Es idealización de la persona. Es relato de una historia personal separada de su contexto social. Es narrativa personal sobre un amor que ata, idealiza y proyecta a los enamorados en un vínculo único, solo y para siempre. Y no obstante, es exaltación de la elección libre, racional y subversora de la tradición y la costumbre. Pues, es a partir de las mudanzas sociales que ella trajo consigo, que el matrimonio nunca más fue una relación puramente patrimonial impuesta contra la voluntad de los cónyuges.

Luego, ¿son éstas las características de la relación objeto de escrutinio público? Si cabe hacer la analogía con una teleserie, acaso la única semejanza posible sea la combinación de amor, libertad y autorrealización personal que nos ofrece el amor romántico. Y nada más.

La crítica a Rossi ―y la indulgencia hacia Tohá― sólo cobra sentido dentro de este clásico y fragmentado modelo de intimidad. En cambio, el reclamo, quizá no deliberado, de Rossi a la política es el de una mayor reflexividad institucional para asimilar la democratización que cruza de lo íntimo a lo público.

La emancipación de la mujer no sólo ha disuelto muchos de los ideales del amor romántico, sino que ha dado origen a una intimidad marcada por la igualdad sexual y emocional. A diferencia de la promesa romántica, en este amor de apertura al otro, nada es para siempre, y así lo confirman las separaciones y los divorcios. La relación es pura; se mantiene en la medida que los amantes dan y reciben afecto recíproco, y sólo mientras muestren preocupación y necesidad por el otro. Por cierto, ni el hogar, ni las experiencias de la maternidad y la paternidad, ni las relaciones de padres e hijos, pueden determinar la naturaleza de dicho lazo emocional. Y es probable que este tipo de vínculos termine por imponerse. Tanto así, que el sociólogo inglés Anthony Giddens considera que los deseos de realización emocional de las personas ya estarían reemplazando a los ideales del crecimiento económico.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: