Los Dichos De Otero

pdf

Las declaraciones de Miguel Otero, embajador de Chile en Argentina, son graves. Aunque se las presente como un episodio de menor cuantía, constituyen un agravio para chilenos y argentinos. No caen ni pueden ser concebidas dentro de lo que la vocera del gobierno ha calificado como opiniones personales. Otero no sólo representa al Estado de Chile, sino que a todos los chilenos. En esto precisamente consiste su investidura de embajador: es el que recibe el encargo de representar los intereses de una nación.  

Es en representación del Estado y de sus nacionales que Otero ha dicho que «la mayor parte de Chile no sintió la dictadura, y que al contrario, se sintió aliviada». Los conceptos vertidos por Otero tienen el mismo valor que las opiniones dadas por Tadeusz Pieronek, Obispo de Polonia, quien dijo hace algunos meses que el Holocausto fue un invento de los judíos. Igual tenor que los juicios del obispo ultraconservador Richard Williamson, cuando negó que seis millones de judíos hubieran sido deliberadamente asfixiados con gases, hecho que instó al Papa a exigirle que se retractara antes de readmitirlo en la Iglesia. Las declaraciones de Otero encierran la misma gravedad que las formuladas el año pasado por el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad, quien entonces calificó de «mito» el genocidio judío, recibiendo como respuesta la inmediata condena de la Unión Europea.

Otero ―como Pieronek, Williamson y Ahmadinejad― ¡no tiene el legítimo derecho que le reconoce Francisco Vidal, a decir lo que dijo por el hecho de que una parte de Chile así lo piense! Y no estamos frente a una policía del pensamiento, como ha sostenido Carlos Larraín, timonel del partido del Presidente. Ni ante catones modernos que quieren silenciar a quien tiene una opinión diferente, como ha señalado Juan Antonio Coloma, conductor de la UDI. No es el derecho a pensar y a decir lo que está en juego, sino el riesgo de encarnar e institucionalizar el horror, que  no a otra cosa remite lo pensado y lo dicho por Otero. De ahí el firme y oportuno rechazo de los líderes europeos y de la máxima autoridad de la iglesia Católica, cada vez que se ha puesto en duda el crimen de lesa humanidad.

Otero ha dañado el progreso moral. Como él mismo lo admite, nos ha retrotraído a un periodo oscuro de nuestra historia bicentenaria. Si se toleran palabras como las suyas, y como las indulgentes para con él de otros miembros de la clase política, todo memorial de los derechos humanos se vendrá abajo, y junto a esa memoria, perecerá nuestra propia convicción sobre el valor de la vida y de la persona humana.

Enlace

Los dichos del embajador

Anuncios

One Response to Los Dichos De Otero

  1. Eduardo dice:

    Muy buen comentario. Lo que no debemos olvidar son los hechos. Eso está claro. Pero tanpoco debemos victimizar hasta el cansancio con lo ocurrido. Siempre que ocurre algo como lo mencionado, y para que se desencadene este tipo de cosas, no basta con que me caigan mal los del otro lado, esos que lo motivaron para que les ocurriera este tipo de irracionalidad. Siempre hay personajes de ambos lados que, en su insanía mental, arrastran a la masa analfabeta e inculta en una carrera frenética hacia su propia autodestrucción. Arrastran a los mas débiles y temerosos en beneficio de los que están detrás del poder. Y después de ocurridos los hechos, toman el rumbo que más les conviene a sus intereses, ayudando a victimizar a los que pagaron con sus vidas el aprovechamiento de sus propios líderes y mentores, que siempre guardan las distancias requeridas en pos de su seguridad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: