Los Mineros En La Sociedad Del Riesgo

Impreso

Nadie parece haber ignorado la amenaza que se cernía sobre la mina San José, donde quedaron atrapados 33 mineros.
 
Lo sabían ellos mismos, como lo confirman numerosos relatos de parientes y amigos.
 
Lo sabían sus familiares, cuyos testimonios revelan la renuencia de padres, esposas e hijos a que los trabajadores siguieran bajando a las faenas. Y lo sabía el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin).
 
Ha sido un ex ejecutivo del instituto público encargado de fiscalizar las condiciones de seguridad minera el que ha dado la clave de lo sucedido.
 
El profesional ha dicho que cuando hay explosión de roca, las cosas se salen de control. Entonces no queda más alternativa que clausurar las actividades extractivas.
 
El caso es que hace tres años hubo explosión de roca pero, como todo siguió igual, todos también afianzaron sus sospechas.
 
Pero ¿por qué la mina continuó operando y los trabajadores siguieron haciendo su trabajo? ¿Qué explica esta actitud temeraria frente al riesgo llevada al extremo de perder incluso el control del mismo? ¿Cuál es el cálculo de costo y beneficio que hicieron sus principales protagonistas?
 
Es probable que para el empresario, consciente de que la generación de riqueza ha estado siempre ligada al aumento de riesgos de todo tipo, la maximización de las utilidades haya sido un incentivo aun más poderoso que las incertidumbres del día a día.
 
Es posible que para el trabajador la maximización de los ingresos familiares haya justificado el riesgo previsible, aunque incierto, de quedar atrapado a cientos de metros de profundidad.
 
En el contexto general de la economía, esto convierte el problema de la mina San José en un asunto de justicia, pues, mientras una parte de la sociedad se beneficia de una parte de la riqueza generada, los riesgos asociados a la producción de riqueza los padecen, en calidad de daños al medio ambiente y a la seguridad de las personas, todas las clases sociales, si bien aquí los más expuestos y vulnerables son los mineros.
 
Luego, las motivaciones de empresarios y trabajadores no han de ser muy distintas de aquellas que un siglo atrás signaron la vida de los enclaves salitreros.
 
Tampoco las formas de organización del trabajo han de fijar diferencias abismales con aquéllas que marcaron la explotación del salitre en los albores del movimiento obrero.
 
Se trata de formaciones sociales premodernas que coexisten paradójicamente con la llamada sociedad del riesgo descrita por el alemán Ulrich Beck; esa sociedad posmoderna siempre volcada hacia el futuro, que busca prever el inevitable azar y controlar las incertidumbres que éste plantea.
 
Porque, en lo esencial, la empresa sigue siendo una unidad productiva donde el capital, el cálculo económico, el mercado y la técnica procuran su propio crecimiento, subordinando así el verdadero fin de su quehacer que consiste en construir comunidades de personas con un sentido compartido de lo que están haciendo.
 
La empresa chilena está lejos de motivar, ligar y movilizar las energías de trabajadores, consumidores, emprendedores y ciudadanos, en función de diseños compartidos de control de riesgos, hoy por hoy, cada vez más globalizados.
 
Y es claro que en el mundo reflexivo que vivimos, la empresa no puede seguir siendo el sistema pensado para maximizar la pura eficiencia técnica, cuando el desafío es movilizar la inteligencia, imaginar proyectos, asumir riesgos y elaborar regulaciones en diálogo permanente con las personas y comunidades.

 

La responsabilidad empresarial en los accidentes del trabajo
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: