La Hora De La Sociedad Civil

Descargar archivo

 

Como los movimientos sísmicos que liberan energías y desplazan bloques de roca hacia nuevas posiciones, asimismo, las convulsiones políticas del verano de 2011, han deslizado a sus actores hacia un nuevo escenario. Uno de los hitos más significativos de esta recomposición de fuerzas es la protesta política y social de Magallanes, movimiento ciudadano que dejó al gobierno virtualmente aislado, y lo obligó, luego de presionar la remoción de su ministro de Energía, a echar pie atrás en su intención de subir el precio del gas. El otro, es el caso de los subsidios de vivienda que durante dos semanas mantuvo al gobierno en la irresolución ante el conflicto y sin capacidad de iniciativa en otras áreas, para, finalmente ―al ratificar a Van Rysselberghe y a su equipo―, exponerlo al riesgo de fractura, parálisis y polarización.
 
Nunca en lo que va corrido del primer año del gobierno de Piñera, la oposición se había mostrado más cohesionada, como ahora, frente a ambos episodios. Ni una sola voz disidente se hizo sentir en la protesta de Magallanes. Ni una discrepancia de forma ni de fondo destiñó la censura al comportamiento de la intendenta. Nadie cedió a la estrategia del aislamiento y de la descalificación que el oficialismo emprendió contra el senador Navarro. Por el contrario, asumiendo su pluralidad de estilos e intereses, la oposición se ha mantenido clara y firme en lo esencial. Pocas veces se vio mayor sintonía entre la actitud de sus líderes y las demandas y expectativas de la población afectada. Y todo ello ha quedado elocuentemente demostrado en el creciente rechazo que registran las encuestas de opinión a la gestión del Presidente y del Ejecutivo.
 
¿Cuál es la clave del éxito de esta nueva oposición? Es la misma que hizo creíble a sus partidos ante el país. La misma que les granjeó capacidad de convocatoria a sus conductores. La misma que ganó la adhesión del mundo social. Es la defensa de valores y derechos que busca restituir el respeto debido a la condición de ciudadanos. Es una política de principios que ofrece horizontes de realización mucho más humanos que las luchas de poder, las carreras personales, y el narcisismo mediático que campean en nuestros días. Y es una actitud de generosidad y de reconocimiento hacia aquellos que sin militar en la oposición, también creen en los preceptos éticos como fundamento del consenso político. En suma, es el restablecimiento del bien común como criterio de excelencia de toda política pública, y como fermento espiritual de una nueva clase de democracia deliberativa. Es la hora de la sociedad civil.
 
La oposición ha logrado fijar un contraste absoluto entre la barbarización y la decadencia políticas que desde la cúspide del Estado empiezan a vulnerar las instituciones, y un comportamiento político respetuoso de las normas, el derecho y la dignidad de la gente. De este reposicionamiento depende el éxito futuro de sus fuerzas políticas y el avance del país, sobre todo de los chilenos más pobres y desprotegidos, hacia un régimen de justicia, de libertad y de garantías ciudadanas, donde la cuestión de fondo sigue siendo un asunto moral.

_______________________________________

Una vocería militante
Los argumentos que dan sustento a la acusación
Gobernando en solitario la región
UDI: no a los “territoriales”
PRI o una veleta en la cúpula del poder
Sabag: existe mérito
Más allá de la reconstrucción, para la UDI Van Rysselberghe fue un objetivo electoral
El consenso va desde la UDI al PC
La más alta racionalidad política es ética
Sauerbauam: si la acusación tiene mérito, no nos podemos negar
Las presiones de Piñera y la dignidad de Frank Sauerbauam
Desautorizar al adversario: conocido instrumento de propaganda política
Persistencia del estándar moral del régimen autoritario
Sólo una prórroga del desenlace
¡Qué futuro!
El análisis de El Mercurio justificando la actuación del viejo partido del régimen militar
El mérito de la acusación constitucional
Gobierno muestra avances que no son reales
La profunda grieta entre RN y la UDI en Biobío
La postura ética de los jóvenes de Renovación Nacional
La generación política del mañana
Sesión especial del Senado
¿Cuál es el fundamento moral de la futura unidad de la UDI y RN?
Inconsistencia: el Gobierno no ha faltado a la ética, pero pronostica un alto costo
Novoa quiere causar daño a RN, a Piñera y al Gobierno
Como Tarud, cada parlamentario  debe valorar el mérito de la acusación constitucional
Como Eluchans, cada parlamentario debe valorar el mérito de la acusación constitucional
La línea de fractura entre Renovación Nacional y la UDI
Piñera cree que quienes censuran la mentira no están interesados en la reconstrucción
Piñera: la continuidad de Van Rysselberghe es lo mejor para Chile
Piñera: quienes censuran la conducta de Van Rysselberghe son una minoría de chilenos
El malestar de Dichato
El dedo en la llaga
¿Y en qué se ha distinguido del resto la crítica de Desbordes?
Piñera teme a la gente
El consejo del ministro que debió haber dimitido tras la muerte de 81 internos
La acusación debe ser un manifiesto político-institucional
Renovación Nacional debe ser vista como un aliado para una política decente
La funesta voz del Ejecutivo
La acusación constitucional es un imperativo ético
Lota se moviliza
Concepción protesta
Renovación Nacional se margina de política regional
Las redes sociales
La moralidad de la política
David Sassoli, discurso en la comuna de Palestrina, Roma, el 25 de mayo de 2009.
 
“Tenemos un gobierno que está haciendo de todo: «Aquí quien la hace, la hace, y quien se queda atrás, se quedó atrás». Nosotros esto no lo podemos permitir. Esta crisis es grave, es seria, y el Gobierno hace que dice la verdad. Nosotros, diciendo la verdad, nos hemos ido también a casa. Nosotros, el gobierno de centro-izquierda, el último, que ha durado así tan poco.
 
“La verdad los italianos la han dicho. No somos la misma cosa. A los periodistas, a los intelectuales, a los filósofos que dicen que somos iguales, nosotros podemos demostrarles otra vez que no somos iguales, porque decir la verdad al país es una cuestión moral de la política”.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: