El Mérito De La Acusación Constitucional

Descargar archivo

 
 
La causal de infracción de la Constitución en que incurrió la intendenta del Biobío, Jacqueline Van Rysselberghe, ha sido expresada en tres capítulos del libelo acusatorio presentado por la oposición. En el primero, se demuestra cómo la intendenta entregó informaciones deliberadamente erróneas o falsas a los pobladores, a la opinión pública y a las autoridades superiores del Estado. En el segundo, se prueba cómo la autoridad se atribuyó competencias que no se correspondían con las potestades de coordinación, supervigilancia y fiscalización de los servicios públicos locales. Y, finalmente, en el tercero, se evidencia cómo la ex alcaldesa promovió privilegios y beneficios a favor de un grupo de pobladores en perjuicio de familias damnificadas por el terremoto del 27 de febrero.
 
Pero de los tres, el capítulo más elocuente y el más complejo, es este último, que subsume los hechos contenidos en los otros dos. Hechos, éstos, que han sido sistemáticamente trivializados. Hemos visto de qué forma el Gobierno, partiendo por el Presidente, y siguiendo por los sectores ortodoxos de la UDI, han buscado justificar el uso del engaño y la suplantación de facultades, en el estilo «personalista» y «bien intencionado» de la intendenta, dando lugar a interpretaciones subjetivas y discutibles acerca de cómo deben ser desempeñados los cargos públicos. La tercera causal, sin embargo, restituye la gravedad de los hechos al situarlos en un nuevo contexto de interpretación. La tercera causal es la única que establece explícitamente su condición de garantía fundamental y de derecho humano respecto de los cuales no proceden discusiones. Reclama la inhabilitación de la intendenta por haber discriminado a grupos de ciudadanos en su acceso a las prestaciones del Estado, violando con ello el principio de igualdad de todos ante la ley, soporte esencial de nuestro régimen jurídico y político.
 
Al terminar de leer el texto de la acusación, el lector queda con la sensación de haber contemplado una serie de episodios que se tejen y ordenan en función de un único propósito: beneficiar a un grupo de personas en desmedro de otras. La intendenta miente a los pobladores de Aurora de Chile sobre la existencia de un proyecto habitacional. Inventa una historia sobre personas que no fueron afectadas por el terremoto. Y moviliza a los servicios públicos, arrogándose facultades que están al margen de sus atribuciones, para conseguir su objetivo último, que no es otro que beneficiar a sus preferidos, y, de este modo, ver realizado el proyecto emblemático que abrigó desde que era alcaldesa. ¿Qué buscaba con esto? Algo que está en el abecé de la política mediática. Acrecentar su popularidad y conseguir réditos electorales; precisamente las motivaciones que proyectivamente la UDI atribuye a los acusadores porque a ella misma le resultan inaceptables. Sólo que al filtrarse a la prensa, el plan debió ser abortado, originando la secuela de inconsistencias, contradicciones y réplicas por todos conocida (*). Se pusieron así al descubierto las peores prácticas de nuestra vida política: el abuso de poder, la arbitrariedad, el clientelismo y el caciquismo. O sea, todo lo contrario de los valores propugnados por una democracia madura fundada en el respeto de los derechos humanos, de la ley y del derecho.
 
___________________
(*) Un abogado ha declarado que la acusación en contra de la intendenta no procedería pues lo suyo sólo habría sido un desliz verbal.
 
¿Sólo un desliz verbal? Un desliz verbal vendría a ser algo así como un desacierto, una indiscreción involuntaria, una flaqueza en sentido moral con referencia al uso de la palabra.
 
Pero son hechos, no un desliz, que el proyecto Aurora de Chile sólo adquirió existencia formal en el momento de su presentación al SERVIU, en noviembre de 2010, después de la reunión sostenida con los pobladores.
 
Son hechos, no un desliz, que los pobladores debían hacerse pasar por damnificados para facilitar la ejecución del proyecto.
 
Son hechos, no un desliz, los testimonios de personas que aseguran haber sido presionadas para inscribirse.
 
Son hechos, no un desliz, que se hicieron fichas de inscripción de damnificados claramente falsas.
 
Son hechos, no un desliz, que se emprendieron acciones administrativas destinadas a suplantar a los servicios públicos.
 
Son hechos, no un desliz, que estaba en ejecución un proyecto, aún no visado por la autoridad central, destinado a beneficiar a pobladores de Aurora de Chile, y a discriminar a los pobladores de Cerro Centinela, Villa Futuro de Chiguayante, Camino Olavarría de Coronel, y Los Arrayanes de Arauco.
 

//
Acusación Constitucional contra la intendenta Van Rysselberghe

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: