Elecciones en Perú: lecciones para Chile

Descargar archivo

Perú vive una de las definiciones políticas más decisivas de lo que va corrido del siglo, desde que el domingo 10 de abril se impusieran para competir en una segunda vuelta los candidatos Ollanta Humala y Keiko Fujimori. Ambos encarnan sendas tradiciones de izquierda y de derechas, que los observadores locales coinciden en describir como síntomas propios del desencanto, la fragmentación y la polarización de la vida política peruana. En una mirada externa, la revista británica The Economist, ha señalado que en los recientes comicios “se cosechó un voto de protesta contra los políticos moderados democráticos que han gobernado el más rápido crecimiento de las economías más grandes de América Latina en la última década, pero que han fracasado para frenar la corrupción y el crimen, o lo suficiente para mejorar las condiciones sociales”. Y es que el centro político ha quedado fuera de concurso y, sus líderes y facciones, obligados a tomar posición y a fijarle condiciones a los vencedores1 para, de este modo, incidir en la segunda vuelta del 5 de junio que, como se están desenvolviendo los acontecimientos, promete convertirse en una nueva elección presidencial.

Las elecciones peruanas han tenido, y nada indica que no sigan teniendo, fuertes repercusiones sobre las relaciones vecinales —especialmente en la subregión andina—, así como en el comportamiento de los mercados y de los flujos financieros2. Pero, en lo que a Chile atañe, cobran un enorme significado para comprender y orientar las vertiginosas transformaciones que está experimentando nuestra cultura política. Lo sucedido en Perú puede ser un anticipo del escenario político chileno del 2013, cuando deba elegirse Presidente de la República y renovarse la totalidad de la Cámara de Diputados y la mitad del Senado. 

Participación electoral

De acuerdo con los datos proporcionados por la Oficina Nacional de Procesos Electorales, ONPE, en Perú hay cerca de 20 millones de electores habilitados con derecho a sufragio. De éstos, concurrieron a las urnas para elegir Presidente de la República, congresistas de la Cámara Única y representantes del Parlamento Andino, sobre 16 millones de personas, mientras que se abstuvieron algo más de 3 millones de ciudadanos (Tabla 1). La democracia peruana exhibe así una de las más altas tasas de participación de la región, con un 84 por ciento de concurrencia a los lugares de votación, y un 16 por ciento de ausentismo (Figura 1).

 

Tabla 1

Elecciones Generales y Parlamento Andino Perú 2011

Participación y abstención

Sobre el total de actas procesadas

Participación electoral

Total

%

Electores que concurrieron a votar

16.699.724

84

Electores que se abstuvieron

3.250.191

16

Total electores habilitados para votar

19.949.915

100

Fuente: Oficina Nacional de Procesos Electorales / Rodolfo Fortunatti

 

 Figura 1

Fuente: Oficina Nacional de Procesos Electorales / Rodolfo Fortunatti

 

Elección presidencial

De los aproximadamente 15 millones de votos válidamente emitidos, la mayor parte se concentró en cinco de los once candidatos presidenciales (Tabla 2 y Figura 2). La primera mayoría relativa la obtuvo Ollanta Humala, de la coalición Gana Perú, con el 32 por ciento de las preferencias. La segunda mayoría, la consiguió la candidata de Fuerza 2011, Keiko Fujimori, con el 23 por ciento de los votos. Al quedar primeros en la justa electoral, ambos postulantes se aseguraron un sitio para competir en la segunda vuelta. Más abajo, a cinco puntos de distancia de Fujimori, se situó Pedro Kuczynski de Alianza por el Gran Cambio, con el 18 por ciento de los sufragios. Le siguieron Alejandro Toledo, de Perú Posible, con un 16 por ciento, y Luis Castañeda, de Alianza Solidaridad Nacional, con el 10 por ciento de los votos. Estos tres últimos son los llamados, por The Economist,  candidatos moderados, quienes en conjunto lograron reunir alrededor del 45 por ciento de las adhesiones. Los seis candidatos restantes captaron menos del uno por ciento del total de votos válidamente emitidos.

 

Tabla 2

Elección Presidencial Perú 2011Votación y porcentaje de votación

Sobre el total de actas procesadas

Candidato Coalición

Votos

% Votos

Ollanta Humala GANA PERU

4.643.060

31,69

Keiko Fujimori FUERZA 2011

3.449.554

23,55

Pedro Kuczynski ALIANZA POR EL GRAN CAMBIO

2.711.340

18,51

Alejandro Toledo PERU POSIBLE

2.289.541

15,63

Luis Castañeda ALIANZA SOLIDARIDAD NACIONAL

1.440.235

9,83

José Antonio Ñique FONAVISTAS DEL PERU

37.012

0,25

Ricardo Noriega DESPERTAR NACIONAL 

21.648

0,14

Rafael Luis Belaunde ADELANTE

17.301

0,11

Juliana Edith Reymer FUERZA NACIONAL

16.830

0,11

Humberto Pinazo JUSTICIA, TECNOLOGIA, ECOLOGIA 

11.274

0,07

José M. Rodríguez DESCENTRALISTA FUERZA SOCIAL

9.361

0,06

Votos válidos 

14.647.175

87,70

Votos blancos 

1.477.692

8,85

Votos nulos 

574.876

3,44

Votos emitidos 

16.699.743

100,00

Fuente: Oficina Nacional de Procesos Electorales / Rodolfo Fortunatti

 

Figura 2

Fuente: Oficina Nacional de Procesos Electorales / Rodolfo Fortunatti

 

Elección parlamentaria

Simultánea a la elección presidencial, se realizaron los comicios para elegir los 130 miembros del Congreso. En dicha contienda, sobre cerca de 12 millones de votos válidamente emitidos, correspondientes al 91 por ciento de las actas contabilizadas, la coalición de Ollanta Humala, Gana Perú, capturó más de tres millones de adhesiones, el 25 por ciento de las preferencias, seguida por el conglomerado de Keiko Fujimori, Fuerza 2011, que consiguió el respaldo de 2 millones 700 mil electores, con el 22 por ciento de los sufragios. Perú Posible, la concertación de partidos de Alejandro Toledo, alcanzó el 14 por ciento de los votos, al igual que Alianza por el Gran Cambio, que postuló a Pedro Kuczynski. Por su parte, Alianza Solidaridad Nacional, que llevaba como candidato a Luis Castañeda, conquistó el 10 por ciento de los votos. Detrás de éste se situó el APRA, partido del actual Presidente Alan García, con el 6 por ciento de respaldo. Finalmente, otras siete coaliciones electorales se repartieron el remanente 6 por ciento de los apoyos (Tabla 3 y Figura 3).

Con la sola excepción de Ollanta Humala y Gana Perú, que logró el 32 por ciento de aprobación en la presidencial, pero que conquistó siete puntos menos en los comicios para congresales, en esta elección se ha dado una relativa equivalencia entre la votación obtenida por las coaliciones en la presidencial y la conseguida por éstas en la parlamentaria.

 

Tabla 3

Elección Parlamentaria 2011

Votación por coalición o partido

Sobre el 91% de las actas contabilizadas

Coalición o partido

Votos

%

GANA PERU

3.046.292

25,66

FUERZA 2011

2.712.746

22,85

PERU POSIBLE

1.754.438

14,77

ALIANZA POR EL GRAN CAMBIO

1.685.265

14,19

ALIANZA SOLIDARIDAD NACIONAL

1.210.111

10,19

PARTIDO APRISTA PERUANO

767.055

6,46

CAMBIO RADICAL

317.030

2,67

FONAVISTAS DEL PERU

158.572

1,33

PARTIDO DESCENTRALISTA FUERZA SOCIAL

100.790

0,84

ADELANTE

39.226

0,33

FUERZA NACIONAL

34.708

0,29

DESPERTAR NACIONAL

28.854

0,24

JUSTICIA, TECNOLOGIA, ECOLOGIA

15.576

0,13

Total de votos válidos

11.870.663

100,00

Fuente: Oficina Nacional de Procesos Electorales / Rodolfo Fortunatti

 

 Figura 3

Fuente: Oficina Nacional de Procesos Electorales / Rodolfo Fortunatti 

 

Probable composición del Congreso

Según los cálculos del sociólogo Fernando Tuesta Soldevilla3, con el 25 por ciento de los votos, Gana Perú e independientes podrían estar eligiendo el 36 por ciento de los escaños parlamentarios, esto es, 47 de los 130 asientos del Congreso. A su vez, Fuerza 2011, con el 23 por ciento de los sufragios podría estar ocupando el 28 por ciento de los curules al elegir 37 diputados, con lo cual ambas coaliciones se convertirían en las principales fuerzas del Legislativo, aunque sin contar con la mayoría absoluta. Perú Posible, más Acción Popular, Somos Perú, aliados regionales e independientes, instalaría a 21 congresales. La Alianza para el Gran Cambio, compuesta por el Partido Popular Cristiano, la Alianza para el Progreso, el Partido Humanista, el Partido Restauración Nacional, e independientes, ocuparía 12 bancas. Más atrás, Solidaridad Nacional, Cambio 90, aliados regionales e independientes, lograrían 9 representantes. Por último, el APRA elegiría sólo 4 congresales (Figura 4).

 

Figura 4

Fuente: Oficina Nacional de Procesos Electorales / La República

 

Lecciones

Las elecciones peruanas confirman la tendencia inaugurada en Chile en los comicios del 2009: quien conquiste la Presidencia no tendrá mayoría en el Parlamento, y se verá limitado a construir acuerdos circunstanciales4. En subsidio, al igual que Alan García y Alejandro Toledo ­—como Sebastián Piñera en Chile—, que no tuvieron al frente una oposición cohesionada, lo más probable es que el triunfador de la segunda vuelta, tampoco la encuentre. 

En Perú, como en Chile, la distribución de votos entre los partidos es más fiel en la elección parlamentaria que en la presidencial. Tuesta Soldevilla observa que alrededor del 12% de los electores peruanos combinaron sus votos, esto es, votaron por sus listas parlamentarias y decidieron apoyar a otro candidato presidencial. Si hacemos memoria, recordaremos que también en Chile, con ocasión de la elección de 2009, los partidos de la Concertación captaron el 42 por ciento de los votos para elegir diputados, aunque sólo el 29 por ciento respaldó a Eduardo Frei, su candidato presidencial. Entonces se produjo una distancia de 13 puntos entre ambas mediciones. Mientras, Marco Enríquez-Ominami consiguió el 20 por ciento de las preferencias en la presidencial, pero su coalición, Nueva Mayoría Para Chile, apenas alcanzó el 4 por ciento en las parlamentarias, sin llegar a ocupar asientos en el Congreso. Y Jorge Arrate, respaldado por el Partido Comunista, cosechó el 6 por ciento de los votos, pero su coalición, que en las parlamentarias fue en pacto con la Concertación, sumó el 2 por ciento de las preferencias, por lo que pudo entrar al Congreso con tres diputados (también la ley peruana permite alianzas electorales para que pequeños partidos se junten con el solo propósito de superar el umbral mínimo).

En Perú tanto la elección presidencial como la parlamentaria se rigen por el método de la cifra repartidora, lo cual significa que hay una distribución proporcional de las preferencias. Los partidos deben superar el 5 por ciento de la adhesión ciudadana y elegir, al menos, 7 diputados para formar una bancada. Asimismo, las colectividades políticas gozan de prerrogativas para ordenar a los candidatos en listas de prelación que permiten incorporar a los independientes (invitados), aprovechar su popularidad (voto preferencial), e incrementar con ello sus réditos electorales. Son estos factores los que explican tanto la fragmentación como la fidelidad electoral de los partidos peruanos.

Si en Chile no se ha manifestado con igual intensidad la dispersión que se advierte en Perú, es porque, primero, existe un umbral mínimo de votación que los partidos deben superar si desean mantener su existencia legal y, segundo, porque rige un sistema binominal que los constriñe a unir fuerzas si quieren ocupar una o las dos representaciones parlamentarias de cada distrito y circunscripción.

Sin embargo, nada asegura que dada la actual proliferación de precandidaturas presidenciales en el oficialismo y en la oposición, y dada la escasa unidad de propósitos de los partidos, aún en presencia del sistema binominal, no se diversifique todavía más la oferta política. Nada garantiza que no se duplique la cifra de candidatos presidenciales que aparecieron en la última elección, ni que una reconfiguración de las coaliciones desarme la hegemonía de los dos grandes bloques. Chile Limpio, Vote Feliz e independientes fuera de pacto, lograron competir exitosamente dentro del binominal, conseguir 5 sillas parlamentarias, conformar una bancada, y llegar a la testera de la Cámara de Diputados. Y si en Perú ya resulta irritante aquella creencia que anida en el llamado voto preferencial según la cual cada congresista siente que su acceso al Congreso se lo debe a sus votos individuales y no a su figuración en una lista partidaria, en Chile empieza a revestir un verdadero problema de estabilidad y gobernabilidad.

 

__________

NOTAS

1 El líder de Alianza por el Gran Cambio, Pedro Pablo Kuczynski ha propuesto un ‘Pacto por el Perú’, sobre los siguientes principios básicos: 1) Respeto a la Constitución y rechazo a cualquier intento de perpetuación en el Poder; 2) Deslinde claro contra la corrupción y el arreglismo del pasado; 3) Rechazo a la impunidad de los que en el pasado cometieron crímenes contra la Humanidad y el Estado; 4) Apoyo incondicional a la plena libertad de expresión y a los derechos humanos; 5) Promoción del desarrollo económico para todos los habitantes y todas las regiones del Perú; y 6) Mantenimiento de una economía de mercado con apoyo estatal y privado para mejorar los servicios públicos y la calidad de vida de los más necesitados. Fuente: RPP.

2 Perú 21 publicó que “el temor de los inversionistas por una eventual victoria del candidato de Gana Perú, Ollanta Humala, en la segunda vuelta presidencial se expandió a los mercados bursátiles de Colombia y de Chile, que planean su integración con la plaza de Lima, a partir del 30 de mayo. Por su parte, la Bolsa de Colombia se desplomó 1.97%, la mayor baja en tres semanas, ante la posibilidad de que Humala gane y expanda el control estatal en la economía peruana, tras el proceso de integración de las bolsas regionales, según un cable de Bloomberg. En tanto, la Bolsa de Comercio de Santiago (Chile) se precipitó 1.64%, siendo los papeles del sector minorista (con inversiones en Perú) los que más bajaron (-3.60%)”. El Diario Financiero comentó, asimismo, que “las empresas minoristas continúan afectadas por las noticias provenientes de Perú, respecto de la confirmación de Humala y Fujimori como candidatos al sillón presidencial y la incertidumbre que ambos producen respecto al futuro de la economía peruana”.

3 Fernando Tuesta Soldevilla, “Representantes de 14 partidos integrarán el nuevo Congreso”, La República, Lima, Perú, 22 de abril de 2011. “No existe un único cálculo sobre la eventual composición del Congreso.  Las encuestadoras y los distintos medios de comunicación han hecho sus propias extrapolaciones, que no siempre coinciden (sobre la distribución de los 130 escaños parlamentarios). El Comercio considera que esto significaría bancadas de 37 escaños para Gana Perú, de 36 para Fuerza 2011 y de 35 para Perú Posible. Sin embargo, el cálculo de la encuestadora Ipsos Apoyo traduce el número de votos del siguiente modo: 46 escaños para Gana Perú, 38 para Fuerza 2011, y 21 para Perú Posible. En lo que coinciden todas las proyecciones es en la debacle del Partido Aprista Peruano, del presidente Alan García, que de 36 escaños en el Congreso saliente pasará a entre 4 y 6 representantes, quedando fuera varios ministros de los gobiernos salientes y otros políticos históricos del aprismo”. Fuente: Agencia EFE.

4 En la elección parlamentaria de 2009, la Coalición por el Cambio, que llevó a Sebastián Piñera a La Moneda, eligió a 58 de los 120 diputados y es minoría en el Senado.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: