Queremos vivir como si fuésemos un país desarrollado

Descargar archivo


Es precisamente lo que el Gobierno no ha logrado entender del actual malestar social: ¡Los chilenos queremos vivir como un país desarrollado! Y aspiramos a esto porque Chile puede hacerlo.

No nos gusta la pobreza sin esperanza, porque las privaciones causan hambre, frío, ignorancia, enfermedad y desamparo. Y por eso, por más de veinte años hemos emprendido formidables esfuerzos, todavía insuficientes, para impulsar políticas sociales en educación, vivienda, salud, previsión y protección del trabajo.

No nos gusta la pobreza y, por eso, por largas décadas hemos debido librar una lucha ideológica y política sin descanso contra la ortodoxia neoliberal renuente a admitir la sola moralidad de las políticas públicas de protección social. Hoy por hoy, las políticas sociales han llegado a convertirse en un imperativo ético del desarrollo, al punto que sus progresos ya no tienen vuelta atrás.

No nos gusta la pobreza y, por eso, año a año, el Congreso ha venido repitiendo el conflicto típico de un sistema bloqueado cada vez que ha debido decidir el monto del salario mínimo, el reajuste del sector público, la ley de presupuestos, los cambios tributarios y las reformas a la salud, a la vivienda, a la educación y a la seguridad social. La última y más significativa fue la discusión sobre los fondos de la reconstrucción reservados a los sectores más vulnerables de las zonas devastadas por el terremoto. Y ahora mismo, late elocuente en el Tribunal Constitucional el debate sobre el posnatal. Bastaría revisar las actas parlamentarias…, incluso más simple que esto: bastaría ver cómo votan nuestros representantes a la hora de asignar recursos destinados a funciones sociales, para darse cuenta qué grupos políticos han estado a favor del progreso y quiénes han resistido los avances.

No nos gusta la pobreza y, por eso, cada primero de mayo, gobierno tras gobierno, congreso tras congreso, los trabajadores han venido reivindicando demandas que, como el derecho a formar sindicatos, a negociar colectivamente y a ejercer la huelga, constituyen una conquista indiscutida en los países desarrollados. El país sabe que por toda respuesta se les ha ofrecido flexibilidad laboral, una forma de organización del trabajo que, en las actuales circunstancias, nos regresaría a las prácticas de explotación del siglo xix, como lo ha puesto de manifiesto la contratación de obreros paraguayos en los fundos del empresario Errázuriz.

No nos gusta la pobreza y, por eso, los sectores medios, que conforman la inmensa mayoría de los chilenos, no quieren empobrecerse ni quieren volver a la pobreza. Y por eso, saltan a las calles y se movilizan para exigir mejor calidad de vida, mejor medio ambiente, mejor educación, mejor control sobre la especulación y la usura, y mejores condiciones de trabajo.

No nos gusta la pobreza. Aún más, preferimos andar con los más ricos. Y por eso, firmamos como nunca tratados económicos y comerciales, nos abrimos oportunidades en las ligas mayores, y hasta nos sentimos aptos para disputar el liderazgo de las finanzas internacionales. Pero, aunque formamos parte de la Unión Europea, no estamos dispuestos a aceptar los estándares sociales europeos. Y aunque nos sentimos orgullosos de integrar la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, nos molesta que se nos compare con el nivel alcanzado por sus países.

El Presidente nos reprocha que queramos vivir como si fuésemos un país desarrollado. ¿Pero no es acaso lo que nuestras élites han presumido durante estos años? ¿Y no es una contradicción en quien prometió conducirnos al desarrollo? ¿Qué de nuevo ha ocurrido para cambiar este anhelo? El crecimiento económico es el mayor de los últimos 16 años, y existe voluntad política y social para invertir sus frutos. ¿Por qué entonces no redistribuirlos y, de este modo, acercarnos al desarrollo?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: