COALICIÓN, PROGRAMA Y CANDIDATO… EN ESTE ORDEN

Descargar archivo

Una estrategia política consiste en mantener coherentemente integrados a través del tiempo cinco aspectos cruciales de la decisión de formar y hacer gobierno. Primero, un diagnóstico de la realidad que se busca cambiar. Segundo, una idea del proyecto común con el que se espera cambiar esta realidad. Tercero, una configuración de las fuerzas políticas y sociales que concurren a la formación de la mayoría necesaria para ganar y sustentar el proceso. Cuarto, una noción acerca de las condiciones nacionales que favorecen la realización de dicho proyecto. Y quinto, una visión del escenario internacional que asegura su viabilidad. Desde sus orígenes la Democracia Cristiana ha cautelado este conjunto de factores y prioridades de su estrategia política.

Hoy parece estar buscando un diseño totalmente distinto y reñido con su tradición. Sobre el fondo del reciente pacto DC PS, cuya motivación fundamental, se ha dicho, consistiría en alinear a la Concertación detrás de la figura de la ex Presidenta Michelle Bachelet, los diputados Roberto León y Gabriel Silber, han sugerido no dilatar más las cosas y proclamarla de una vez en la próxima Junta Nacional. Con ello, la definición del candidato presidencial pasa a constituirse en la primera prioridad de la estrategia política. Y, lo que resulta en un paso aún más temerario, esta decisión pasa a ser lo más importante cuando todavía la tienda carece de un diagnóstico sobre las causas de la derrota, no tiene un programa que ofrecer al país, ni ha perfilado su política de alianzas futura.

Durante meses, e incansablemente, sectores internos han instado a la actual mesa a realizar el VI Congreso de la colectividad —que, por estatuto, corresponde efectuar cada cuatro años— y, de este modo, zanjar las alternativas estratégicas. Durante meses, también, han exhortado a la reactivación del Frente de Profesionales, encargado del diseño programático. Y no han sido pocas las ocasiones en que los militantes han demandado la celebración de una junta nacional para sancionar los pactos electorales que pretende construir para enfrentar los próximos desafíos. Todo ello en medio de una de las mayores crisis sociales, pérdida de representatividad de las instituciones y vacío de poder. Hoy, cuando se fija la realización de la Junta Nacional para dentro de un par de meses, ocurre que su principal preocupación quisiera ser una proclamación que ni su privilegiado socio y dueño de la candidatura, ve con buenos ojos.

No está de más decir que éste es un camino equivocado. Es poner la carreta delante de los bueyes; es el candidato hecho estrategia. La presencia y vitalidad de la Democracia Cristiana nunca han dependido de sus figuras. Por eso, Tomic decía con sabiduría que nadie era más grande que el partido y, que no eran las flores las que daban vida a las plantas, sino sus raíces. Y las raíces de la falange están en sus valores, en sus ideas, en la convicción y voluntad de sus militantes. En todo aquello por lo cual el país ha depositado su confianza en ella. Porque, si todo se reduce a un liderazgo, ¿qué sentido tendría pertenecer a un partido político?

Diputados DC llaman a proclamar a Bachelet

Bachelet y su reservada agenda

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: