LA ALIANZA CON LOS COMUNISTAS

La alianza en cierne entre los partidos Por la Democracia, Radical, y Comunista, abre un nuevo escenario. La intervención de un actor ajeno a la Concertación, cual es Juntos Podemos, altera la actual composición de la coalición y obliga a un debate sobre su futuro inmediato. Por cierto, el paso que ahora buscan dar el PPD y el PR, aunque sorpresivo e inexorable («el pacto con el PC no se va a echar atrás pese al amedrentamiento de la DC», ha dicho el timonel radical), no es igual al que emprendieron hace cuatro años, cuando resolvieron competir unidos en la lista Concertación Progresista, instando a democratacristianos y socialistas a hacer lo propio en la Concertación Democrática.

El resultado de aquel ajuste político es bien conocido. La Concertación Democrática logró el 28 por ciento de los votos y eligió 677 concejales, la Concertación Progresista obtuvo el 17 por ciento y eligió 393 concejales, y el Juntos Podemos captó el 9 por ciento, y eligió 79 concejales. Si en esa ocasión se hubieran fusionado los votos de la Concertación Progresista con los de Juntos Podemos, ambas listas habrían capturado el 26 por ciento de los sufragios, y conseguido elegir, teóricamente, unos 665 concejales, casi la misma cantidad que la Concertación Democrática. Los equilibrios en los concejos municipales habrían sido otros, como distintos habrían sido los estilos de conducción de las alcaldías.

Entonces la fórmula de radicales y pepedés buscaba aumentar el rendimiento de los votos de toda la coalición; hoy aspira a incrementar los votos de un sector de ella, con el agravante que el nuevo arreglo es promovido con posterioridad a los procedimientos diseñados y aplicados de común acuerdo por los partidos. De hecho, ninguno de los candidatos comunistas ha debido enfrentar la prueba de las primarias, mecanismo que públicamente demandaron, por ejemplo, los militantes democratacristianos de Estación Central, donde el cupo fue cedido al PC. Lo más probable es que de haber operado la preexistencia del subpacto PPD-PR-PC, las primarias habrían tomado otro cariz. Por de pronto, la Democracia Cristiana habría advertido la reaparición del peligro que corrió en 2008, cuando cayó cinco puntos respecto de 2004 ─equivalentes a toda la votación del Partido Comunista─, y cuando absorbió toda la pérdida de concejales de la coalición: más de 60 cargos. Al revés del PPD, que vio crecer su número de concejales, y que esta vez volvería a ser el principal beneficiado por el sistema proporcional que rige las municipales.

Por eso, las nuevas reglas que se intentan introducir no pueden ser vistas como algo que, por un supuesto implícito, se cae de maduro, ni como derivación lógica de la autonomía de las colectividades. Cuando se trabaja en coalición todos ceden parte de su libertad de acción en provecho de una acción común, garantía de lo cual es precisamente la confianza explícita de que todos actuarán en consecuencia.

Guillermo Teillier se mueve en su campo de autonomía cuando afirma que «nunca el acuerdo para elegir alcaldes ha estado supeditado a la conducta nuestra en el tema de concejales, porque no podíamos aceptar una cosa así, sería absurdo y atarse las manos.» Y también está en lo suyo el diputado comunista Lautaro Carmona cuando sostiene que «no tenemos una raya que excluya, sino que incluya; si otras fuerzas no tienen voluntad de hacerlo, no será nuestra responsabilidad.» Pero es demasiado claro que este predicamento no vale para quienes han actuado en el seno de la Concertación. Luego, la pregunta de fondo es si quienes se reconocen dentro de la coalición seguirán actuando como coalición.

La alianza con los comunistas

El pacto no amplía la Concertación, sino que es con dos partidos de ella
Partido Comunista por unanimidad ratifica pacto
”Todo el mundo entiende, compañeros, que lo que ha hecho la DC el viernes es proclamar a Bachelet”
PPD: lista con el PC es una consecuencia natural
PC: nosotros queremos un gobierno distinto a los de la Concertación
Los sepultureros de la Concertación
Andrade: pagaremos los costos
PC aumentaría 40% sus concejales
Se debe pactar con el PC en todas las elecciones
PDC Y PS ratifican compromiso estratégico
Teillier: no nos echen la culpa
Jorge Arrate renuncia
Pacto no se echará atrás
PPD y PR deciden renunciar a la marca Concertación
Aquí hay otra política de alianzas: el Frente Amplio de Izquierda
Girardi: el pacto con el PC es comparable al acuerdo que hizo la DC con RN
Condición para la formación del nuevo Frente Amplio de Izquierda es incluir al MAS y al MAIZ
¿Una paradoja aparente? Pertenecer a la Concertación y militar en el Frente Amplio de Izquierda
Aislamiento y tentación de centroderecha
La acusación de sectarismo anticomunista
”En la elección de alcaldes se miden las fuerzas; en la de concejales, los partidos”
Consejo DC: Un frente amplio de izquierda divide a la oposición
DC deja la vocería de la Concertación¿Cómo se puede ser vocero de una coalición donde dos de sus miembros están en otra?

La Concertación de cuatro partidos ya no existe

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: