LA LÓGICA DE LO OBVIO Y LA PARADOJA DE LA PREDESTINACIÓN

Cornelius Castoriadis, Estambul, 11 de marzo de 1922 - París, 26 de diciembre de 1997.

Cuando el 5 de octubre de 2011, los partidos de la Concertación conmemoraron los veintitrés años de la coalición, prometieron actuar unidos durante las próximas dos décadas. Para garantizar esta promesa suscribieron un acuerdo cuya solemnidad no dejó lugar a dudas sobre la convicción de sus firmantes, y así lo quiso poner de manifiesto su nombre: Nuestro Compromiso.

Los cuatro partidos consideraron necesario ampliar la coalición hacia otras fuerzas políticas y sociales de centro y de izquierda. Ninguno ignoraba las dificultades de este desafío y, por eso, expresamente dijeron que el modo de conseguirlo era a través de un debate y de un proceso que debían concordar entre todos. Respecto de pactos electorales con otros sectores, la única certeza que estuvieron en condiciones de asumir las colectividades, fue la disposición a llevar candidaturas únicas de oposición a las alcaldías de todo el país.

Seis meses después de aquel compromiso, dos de sus miembros, los partidos Radical y Por la Democracia, acordaron con el Partido Comunista y, a través suyo, con otros grupos de la oposición, enfrentar unidos la elección de concejales, lo que llevó a la Democracia Cristiana y al Partido Socialista, a renovar el pacto común municipal de 2008.

Se entiende que algo es unilateral cuando se circunscribe solamente a una parte y no al conjunto de quienes deben participar. Por lo tanto, si el pacto con el Partido Comunista es suscrito sólo por dos de los cuatro partidos del conglomerado, y sin la anuencia de los otros, el acto político en sí mismo es unilateral y, al serlo, se desmarca de Nuestro Compromiso. En estricto rigor, el paso dado por radicales y pepedés entraña una renuncia al acuerdo y, por extensión, a emprender una actuación unitaria de la coalición.

Se han ofrecido atenuantes para justificar este paso. Las vocerías del PPD y del PR han coincidido en juzgar el acuerdo como una consecuencia natural de las acciones llevadas a cabo por el conglomerado. En apoyo de lo cual han traído a colación los sucesivos arreglos programáticos convenidos entre la Concertación y el Partido Comunista. Pero si esta lógica de lo obvio tuviera por sí sola los efectos electorales que se le atribuyen, la voluntad de la Democracia Cristiana y de Renovación Nacional de reformar el sistema binominal, habría generado, como consecuencia natural e indiscutible, una alianza electoral de la falange con la derecha, y el caso es que no sólo es impensable semejante derrotero, sino que ninguna voz disidente ha acusado el quiebre de la Concertación por este entendimiento de suyo beneficioso para el país. Desde luego, las cosas no suceden porque sí, sino porque deseamos que ocurran.

Igual principio es aplicable a la paradoja de la predestinación presidencial, según la cual lo que tiene que ocurrir, ocurrirá; es inevitable. El Partido Socialista quisiera que sus aliados se resignaran a la candidatura de Michelle Bachelet, sólo porque la ex mandataria aparece como la mejor posicionada en los sondeos de opinión. Esto significaría asumir que una muestra de mil trescientos encuestados es lo mismo que la deliberación de trece millones de electores, y no lo es. La opinión de una muestra será siempre una probabilidad de ocurrencia en un universo electoral, mientras que una elección es la concurrencia de millones de ciudadanos reales que ejercen efectivamente su derecho a voto. Por eso, se requiere hacer explícitos objetivos y procedimientos comunes, ya no para posicionar a una figura en los sondeos, sino para coronar exitosamente la lucha que habrá de librarse para conseguir la adhesión ciudadana.

Si el filósofo socialista Cornelius Castoriadis tiene razón, «podemos ahora definir la política como la actividad lúcida y explícita que concierne a la instauración de las instituciones deseables; y a la democracia, como el régimen de auto-institución, lúcida y explícita, tanto como es posible, de instituciones sociales que dependen de una actividad colectiva y explícita». Y esto es, ni más ni menos, lo que reclama la Democracia Cristiana.

La lógica de lo obvio y la paradoja de la predestinación

A propósito del anticomunismo, del sectarismo, y de la nostalgia de la Guerra Fría de la Democracia Cristiana
Primarán acuerdos entre partidos
Cómo restablecer la unidad de la Concertación
Quedó claro que habrá dos listas de concejales
Frei: la DC debe elegir a su candidato después de las municipales
No puedo ser vocero de partidos que dan por superada la Concertación
Aquí no ha muerto nadie
El Partido Comunista debe ser incorporado
El PC ¿busca asegurar cupos en una lista parlamentaria de la Concertación?
DC, PS, PR y PPD obtendrán un buen resultado en las municipales
Llamamos a la unidad de la DC, de la Concertación y de la Oposición
Sería antinatura un polo de izquierda sin el PS

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: