LA SEGUNDA VUELTA

La segunda vuelta ha sido empleada como recurso constitucional para dirimir la competencia final, y también como una herramienta de campaña destinada a modelar las expectativas de la opinión pública.
 

Recepción de los embajadores

____________________________________________________________________________________

Nunca lo sabremos, pero de haber existido la posibilidad de segunda vuelta en las presidenciales de 1970, quizá otra historia estaríamos contando. El electorado, entonces dividido en tres tercios, habría debido asegurarle la mayoría absoluta a uno de los dos candidatos más votados. Cuál, ¿Allende o Tomic? ¿Allende o Alessandri? ¿Tomic o Alessandri?

Uno de los grandes aciertos de la transición democrática fue haber traspasado la crucial decisión de garantizar el gobierno mayoritario desde el Congreso, donde estuvo radicada, a los ciudadanos. Es lo que ha ocurrido en las tres últimas elecciones presidenciales, donde la segunda vuelta ha sido empleada como recurso constitucional para dirimir la competencia final, y también como una herramienta de campaña destinada a modelar las expectativas de la opinión pública.

Los perjudicados por las encuestas procuran convencer al electorado de que habrá segunda vuelta, de que ellos pasarán al balotaje y de que, en éste, los votos de sus contrincantes se harán tributarios suyos. Y, aunque pierdan, piensan que en la segunda ronda todavía podrían condicionar los votos y los programas de quienes continúen en carrera.

Va a haber una segunda vuelta, van a pasar dos mujeres, dos hijas de generales, dos rubias, ha dicho Evelyn Matthei en alusión a ella y a Michelle Bachelet. En contraste, la ex presidenta ha declarado inequívoca que quiere ganar sin alargue, o sea, de una sola vez. Ambas tienen razones para percibir así los resultados. Matthei, la cuarta presidenciable de la Alianza en menos de tres meses, sabe que su principal desafío consiste en vencer la espiral depresiva del oficialismo, y superar el 27 por ciento de apoyo capturado por Allamand y Longueira en las pasadas primarias, lo cual entraña una operación titánica para los pocos días de campaña que restan.

Bachelet, en cambio, se siente blindada por el triunfo obtenido en junio, cuando ella sola conquistó la mayoría absoluta, y cuando todos los candidatos de su sector lograron reunir el 73 por ciento de los 3 millones de ciudadanos que, en un acto cívico inédito, se movilizaron a las urnas. Una cosa es segura: los debates y franjas electorales no hacen sino fidelizar la intención de voto.

Diario de Concepción, 15 de octubre, pág. 2 /. http://www.diarioconcepcion.cl/

Bachelet ganará en primera vuelta

Bachelet va a batir el récord

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: