DERECHO A CONVERTIRSE EN MAYORÍA

Nada más opuestos que los juicios de democratacristianos y comunistas sobre lo que acontece en Venezuela, Cuba, Corea del Norte y Siria, sin embargo, ambos grupos integran La Nueva Mayoría y forman parte del gabinete de ministros de Bachelet.

Respecto de Venezuela, los comunistas han solidarizado con el gobierno de Nicolás Maduro, al tiempo que han responsabilizado a los opositores de propiciar la sedición, la conspiración, el acaparamiento ilegal y el desabastecimiento, en el marco de un plan global de desestabilización promovido por el imperio norteamericano y los capitales nacionales. La Democracia Cristiana, en cambio, ha expresado su compromiso con la democracia, los derechos humanos y las garantías constitucionales, y ha abogado por el respeto del derecho de reunión, la libertad de prensa, y la protección de la integridad física de los manifestantes, como fundamentos del diálogo y de la paz social.

No hay consenso, y si bien las relaciones con el exterior son facultad presidencial, democratacristianos y comunistas deberán conciliar una postura común frente a Venezuela. ¿Está en el programa dicha política? Lo está. El programa de Bachelet se ha propuesto fortalecer los mecanismos de integración regional, especialmente en América del Sur, tendiendo puentes de entendimiento que, superando diferencias ideológicas y subregionales, permitan configurar un solo bloque. Ha declarado que Unasur debe ser un espacio de confluencia y Celac una instancia de coordinación política. Ha prometido que Chile, como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, fomentará la paz, la seguridad, los derechos humanos y la equidad.

Los comunistas afirman que a Maduro le basta la mayoría ciudadana conquistada en las urnas para gobernar. Punto de controversia, porque ningún gobierno es legítimo sólo por ser querido por la mayoría. En una democracia constitucional es el pueblo ─y sus representantes─ quien decide, conforme a la regla de la mayoría, sobre los asuntos públicos. Pero a la mayoría le ha sido sustraído el poder de vulnerar el principio de igualdad y los derechos fundamentales. En virtud de ello, el gobierno de la mayoría no puede suprimir el derecho de las minorías a convertirse en mayoría.

http://www.diarioconcepcion.cl/2014/02/18/#2/z

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: