ESTADO DE CONCILIO

Consejo de los Dioses

Al menos dos de las reformas emblemáticas de la actual administración, la educacional y la tributaria, apuntan a mejorar la formación profesional, técnica e intelectual de nuestro país. Al menos estas dos harán de Chile un país más educado, más culto y más cívico.

Al menos estas dos se ocuparán de los cientos de miles de jóvenes que hoy cursan sus estudios en las universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica. Jóvenes que en pocos años engrosarán las filas de este nuevo mundo del trabajo, más especializado y diversificado que el mundo de la otrora clase obrera, y para el cual la política aún no ha sido capaz de crear un nombre, una identidad, un interés común, una organización.

Y urge un concepto; que no vendrá del movimiento estudiantil, de las corporaciones profesionales, de los gremios, ni de las asambleas de la civilidad. Que vendrá, pese a sus descréditos y desgastes, de los partidos políticos. Como ocurrió en el pasado.

Acaso este sea el momento para que la Democracia Cristiana asuma su rol y, a partir de un evento tan sencillo como la elección del Frente de Profesionales, se entregue al desafío de organizar ese mundo, y de construir con él la sociedad de derechos que asoma en el horizonte. Quizá este sea el momento, porque es ahora ─como en contadas ocasiones─ cuando nuestros sueños de dignidad y de respeto por lo humano, se recortan con nitidez sobre el oscuro fondo de extravíos, confusiones y desalientos que embargan la vida partidaria.

Tal vez este sea el momento de reflexionar al partido sobre sí mismo, de volcarlo al diálogo y al debate, de abrir sus puertas a la opinión y a la participación libre de la militancia. Hoy, cuando vivimos un tiempo de concilio, cuando somos convocados a la deliberación responsable, y cuando tenemos la oportunidad de expresar nuestros reclamos, del todo legítimos y, por eso, tan injustamente postergados, despreciados y humillados.

Pues, estado de congreso, estado de reunión o estado de asamblea, en la Democracia Cristiana no significan otra cosa que la congregación de todo el partido para hablar y escuchar sobre todo el partido. Sobre toda su historia, su memoria, su destino, su vocación, sus líderes y sus testimonios. Por eso, este puede ser un gran día para los profesionales, técnicos, artistas e intelectuales de la histórica falange. El día preciso para dar un fuerte golpe de timón.

http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20140516/pags/20140516144427.html

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: