PALMA Y SU DESAFIO

«Es un desafío complejo, pero a la vez, estimulante y comprometedor, al que uno no puede negarse, porque la Reforma Educacional es la gran transformación del gobierno de la Presidenta Bachelet y marcará al país en el que queremos vivir durante los próximos 50 años»  Andrés Palma, secretario ejecutivo de la reforma educacional de Bachelet

«Es un desafío complejo, pero a la vez, estimulante y comprometedor, al que uno no puede negarse, porque la Reforma Educacional es la gran transformación del gobierno de la Presidenta Bachelet y marcará al país en el que queremos vivir durante los próximos 50 años» Andrés Palma, secretario ejecutivo de la reforma educacional de Bachelet

La designación de Andrés Palma como secretario ejecutivo de la reforma educacional, tiene un alcance mayor que la coyuntura de crispación que busca resolver. El nombramiento ocurre al cumplirse cincuenta años de la Marcha de la Patria Joven, el movimiento generacional que hizo posible el triunfo de Eduardo Frei Montalva y de su Revolución en Libertad.

Para la falange esta evocación cobra un hondo significado, pues la reforma educacional fue el cambio más trascendente de todos los que por entonces emprendió Frei, aún más que la reforma agraria y la promoción popular, ambas revertidas por el neoliberalismo de los años setenta. Gracias a ella miles de hijos de trabajadores pudieron ir a la escuela. La enseñanza primaria se amplió de seis a ocho años, mientras que la secundaria, en sus modalidades científico-humanista y técnico-profesional, se fijó en cuatro años. El Bachillerato fue reemplazado por la Prueba de Aptitud Académica. Se diseñaron nuevos programas y se crearon la JUNAEB y la JUNJI, instituciones pioneras en Latinoamérica en la protección de los derechos de los escolares, especialmente de su seguridad alimentaria. Se capacitó a los profesores y se realizaron grandes inversiones que, de paso, beneficiaron al empresariado nacional a través de la Sociedad Constructora de Establecimientos Educacionales. Las universidades vieron sucederse transformaciones impulsadas por poderosos movimientos de estudiantes, académicos y trabajadores.

La generación de Palma surgió, se formó y pudo llegar a ocupar las más altas posiciones de poder e influencia al amparo de ésta, la más gigantesca ola democratizadora del siglo XX chileno. Hoy dicha cohorte constituye la masa crítica popular y progresista que le da sustento ideológico a la reforma y respaldo político al ex diputado.

Por eso, Palma no arriba a la cartera de Educación para disputar las funciones de su ministro ni de su subsecretaria. Pero podría ir más lejos que ellos en este momento crucial para la centro-izquierda, si lograra alianzas con la iglesia Católica, consiguiera neutralidad informativa del diario de Agustín Edwards —de fuerte presencia y gravitación en las deliberaciones de la DC—, y persuadiera a la directiva de su partido de no juzgar su trabajo sino hasta verlo realizado.

http://www.diarioconcepcion.cl/2014/07/08/#2/z

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: