ENCUESTA CEP

Centro de Estudios Públicos

Centro de Estudios Públicos

Por mucho tiempo la encuesta del Centro de Estudios Públicos ha gozado de prestigio en los más diversos ámbitos de la vida nacional. Esta reputación, muy bien compartida con los estudios del CERC y Adimark, la ha conseguido tras sortear sucesivas pruebas de confianza.

Otras mediciones, a menudo experimentales, han ido quedando en el camino, y no siempre por falta de financiamiento -que, dicho sea de paso, el empresariado siempre le ha garantizado al CEP-, sino por sus serias falencias metodológicas.

Y es que la credibilidad de una encuesta es tan crucial como la de un político, pues de ella dependen los votos de adhesión que la opinión pública está dispuesta a concederle a sus conclusiones. Si la encuesta logra acreditarse, su voz será autorizada, si no, seguramente ningún recurso de poder se movilizará con base en sus resultados.

Para llegar a ser creíble la encuesta debe dar pruebas de validez, o sea, captar la genuina opinión que las personas tienen sobre un determinado asunto. Y debe afianzar su confiabilidad: las mismas preguntas, formuladas en otro sondeo a muestras representativas de población, deben arrojar respuestas semejantes.

¿Es válida y confiable la última encuesta CEP? Probablemente sí, incluso si como se le ha criticado, las preguntas hubieren sido ambiguas, mal formuladas y sesgadas, pues la consecuencia lógica de ello es que las respuestas sean igualmente ambiguas, mal formuladas y sesgadas. Si esto es lo que buscó la encuesta, no habría fallo metodológico.

Pero si lo que quiso fue lo que Harald Beyer, director del CEP, ha declarado a la prensa, entonces estamos ante un problema de credibilidad. Porque el ex ministro no puede deducir del sondeo que la población es contraria a la Reforma Educacional, o que es favorable al lucro, al copago y a la selección.

No puede deducir que la calle no expresa a la polis, que el 62 por ciento de apoyo a Bachelet no tiene valor o, como lo hace un ex subsecretario del Interior, que la educación no debiera ser un derecho garantizable, exigible y justiciable.

Nadie puede concluir nada de esto por la sencilla razón de que ninguna de las preguntas de la encuesta buscó averiguar tales opiniones, las que, en rigor, siguen siendo una asignatura pendiente.

http://www.diarioconcepcion.cl/2014/08/19/#2/z

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: