BUENAS PRACTICAS

sii

 

Es en el marco de la investigación por delito tributario a las empresas Penta, que salta a la palestra el caso de los políticos que habrían recibido dineros para sus campañas.

 

Que se evadan impuestos es una ilegalidad, pero que el fruto de la venalidad se emplee para favorecer a unos en desmedro de otros en una competencia por el poder que se supone relativamente equilibrada, es un ilícito que corrompe la democracia. Porque la figura que aquí se forma es la de varias empresas y empresarios que se apropian indebidamente de recursos públicos, que pertenecen a todos los chilenos, y que son asignados selectiva y discrecionalmente a ciertos políticos que les garantizan la procuración de sus intereses económicos en las instituciones de la democracia representativa.

 
Consumado el ilícito, nadie podría creer que todos seamos iguales ante la ley y, menos aún, que esta igualdad jurídica se traduzca políticamente en el principio de equivalencia electoral de “un ciudadano, un voto”.

 
Desde luego, porque los senadores que habrían receptado estas erogaciones fiscales a través de corporaciones privadas, gozan de ventajas ―como el secreto de sus fuentes de financiamiento― que ningún ciudadano imputado de un delito tributario menor detenta frente al imperio de la ley. Innumerables causas judiciales así lo confirman. Pero, seguidamente, porque aunque se reivindique el igual valor de todos los sufragios populares, siempre tendrá mayor peso el voto destinado al candidato subsidiado con recursos corruptos. Mejores medios de campaña permiten aumentar la exposición del postulante a un más alto número de electores en un menor periodo de tiempo.

 
Estas malas prácticas, no sólo distorsionan la voluntad ciudadana, que en un régimen constitucional es expresión de la voluntad soberana, sino que degradan y envilecen la actividad política. Más temprano que tarde acaban provocando una crisis moral, pues los políticos se dedican a servirse a sí mismos en lugar de servir el bien común o, al menos, a quienes votaron por ellos. Sólo les basta mantener una relación privilegiada con los grandes electores en que han sido convertidos los controladores de compañías y consorcios que se apropian de porciones del erario público.

 
http://www.diarioconcepcion.cl/2014/09/30/#2

http://vozciudadanachile.cl/escandalo-en-la-udi-diputada-karol-cariola-publica-aportes-reservados-de-campanas-politicas/

http://ciperchile.cl/2014/09/30/la-caja-negra-de-las-platas-politicas-que-sacude-a-la-udi/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: