JUSTICIA DE LA CALLE

Menor ultrajado en las cercanías de Agustinas y Bandera

Menor ultrajado en las cercanías de Agustinas y Bandera

Un tipo de violencia social hasta ahora irrelevante y episódica ha empezado a cobrar visibilidad en el país. Es la acción represiva desplegada por grupos de personas en contra de presuntos atracadores. En el curso de 24 horas, en dos puntos de la capital, turbas indignadas de transeúntes persiguieron y golpearon hasta vencer sus resistencias a dos hombres acusados de cometer un delito. Días antes, un hecho similar se registró en las calles aledañas, el mes anterior en Puente Alto y, en julio, en Iquique. Las estadísticas revelan que al menos diez acciones punitivas de esta índole se producen cada año en países como México y Argentina.

Golpiza o detención ciudadana la definen los medios de comunicación. Sus autores la llaman justicia callejera, especie de derecho consuetudinario por el cual emiten veredicto de culpabilidad, dictan sentencia y ejecutan la pena. Figuran un tribunal ad hoc que opera ipso facto y que es tolerado por una importante franja de público, a tal punto que tres de cada cuatro opiniones emitidas en las redes sociales adhieren a esta forma de violencia. Es aquí donde comienzan nuestros problemas. Porque quienes perpetran la agresión creen estar gestionando una justicia alternativa. Y quienes le prestan legitimidad, lo hacen pensando que las instituciones se han vuelto incapaces de proporcionar justicia.

Cada agresión de horda y cada opinión de apoyo ponen en duda la autoridad. Cada acción de justicia ejecutada por propia mano cuestiona la supremacía de la ley y el respeto al derecho. Por eso no pueden ser calificadas de ciudadanas. Y, sin embargo, más allá de la incivilidad que revisten, es el sentimiento de injusticia el que motiva estos reclamos extremos de seguridad. Es la sensación latente de que el Estado llamado a garantizar derechos ha renunciado a su función y sometido la protección pública al principio de subsidiariedad.

Se abre así una brecha de conciencia legal difusa entre la sociedad y la autoridad. Una fisura provocada por la transgresión de los límites morales que se tenían por infranqueables, y cuyo restablecimiento se constituye ahora en la demanda política imperativa de reformar las instituciones y recuperar la credibilidad del sistema.

http://www.diarioconcepcion.cl/

http://www.lanacion.cl/noticias/pais/policial/video-los-momentos-previos-a-que-joven-lanza-fuera-embalado/2014-11-28/170935.html

http://www.lanacion.cl/noticias/videos/pais/insultan-a-joven-que-intento-defender-a-lanzas-en-detencion-ciudadana/2014-11-28/135834.html

http://www.chilevision.cl/noticias/chvnoticias/policial/lanza-recibio-fuerte-golpiza-de-transeuntes-tras-robo-en-providencia/2014-11-12/214626.html

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: