EMERGE GOIC

Goic

Las crisis son pruebas que permiten aquilatar el temple de los liderazgos. Sobre todo de figuras emergentes, exigidas no sólo a demostrar control y equilibrio frente a las turbulencias, sino de acreditar atributos políticos más permanentes, que son los que despiertan confianzas, estimulan adhesiones y capturan el apoyo de los electores.

El actual es un momento crítico para la política en general. Lo es para el gobierno y la oposición. Y también lo es para la Democracia Cristiana, el principal partido de la Nueva Mayoría y, quizá por ello, la colectividad en cuyo interior se reproducen todas las tensiones que generan las definiciones de futuro.

Una de tales definiciones es el lugar que debería ocupar la tienda en el actual espectro político. Hay quienes la confirman como una colectividad situada en la centroizquierda, y quienes la desean como una entidad aliada a la centroderecha, esto es, Fuerza Pública, Amplitud y Renovación Nacional.

De cómo, finalmente, decantará el conflicto dependerá de cuán bien le vaya al gobierno y de cuán cohesionada se muestre la oposición. Parece claro que el éxito de las reformas fortalece una opción de centroizquierda, como abandonar a la UDI a su aislamiento favorece la aparición de un nuevo conglomerado de centroderecha.

La empatía desplegada por Carolina Goic —senadora, jefa de bancada y vicepresidenta de la DC— hacia la Presidenta, el Gobierno, la coalición y su propio partido, genera un hecho nuevo. Guste o no, se admita o no, la irrupción de Goic la pone en la pista de la carrera por la sucesión presidencial. Con sus 42 años, justo en el centro de la pirámide de población con derecho a voto, queda en posición de capturar la adhesión de los electores más jóvenes, que son los más renuentes a los modos agresivos, competitivos y segregativos con que se practica la política en Chile.

En contraste con esta cultura política, de suyo darwinista, el talante altruista de Goic tiene la virtud de la oportunidad por ser contemporáneo a lo que Frans de Waal ha llamado la edad de la empatía. Una época signada por los anhelos de igualdad, de deliberación democrática, de libertad con los otros, de armonía con la naturaleza y de respeto por la dignidad esencial de las personas.

Cuidar tono de las declaraciones y espacios donde se plantean

Anuncios

4 Responses to EMERGE GOIC

  1. Excelente análisis. Sin proclamarla la destaca para que más gente se fije en esta mujer de muchos atributos y capacidad.

  2. Carismática, mesurada, cercana, sencilla, muy inteligente y, por qué no decirlo, muy buenamoza.

  3. Estimado Rodolfo:
    Como siempre tus argumentos son contundentes y me parecen de absoluta pertinencia. Yo como hombre de regiones sumo algo más a los valores que tiene Carolina, ella es de Punta Arenas, lo que le da una impronta regionalista necesaria en momentos que el centralismo nos agobia con su monopolio.
    Que la fuerza nos acompañe!
    http://carlosmunozparra.blogspot.com

    • Estimado Carlos:

      Una idea me motivó a escribir esta columna. Me preguntaba, primero, cuál era el estilo de política que la gente, en su actual desencanto con la política real, estaba anhelando. Segundo, me preguntaba quién estaría representando hoy este ideal.

      Lo que está ocurriendo es un profundo cambio cultural, cuyas claves todavía no acabamos de desentrañar, pero que abomina de este neodarwinismo político donde se impone la voluntad del más fuerte en una competencia salvaje. Donde no parece haber frenos éticos y donde todos los medios son válidos. Y, por eso, las encuestas no parecen tener más lectura que esta advertencia: ¡paremos esto!

      Al seguir los discursos de las principales figuras públicas, se observa que quien de modo consistente y consecuente expresa esta cultura política, que se abre paso aceleradamente, es una mujer joven como Carolina Goic.

      Puedes comprobar que en este artículo no me detengo en su «cursus honorum», acaso más revelador que la semblanza que yo mismo he hecho de Carolina (Francisco Vásquez, por ejemplo, señala otros atributos). Esto es así porque lo que me interesaba era constatar la emergencia de un humanismo intergeneracional, transversal y ecuménico que se encarna en personas, en liderazgos, y en conductas políticas concretas.

      Hay quienes me dicen que con ello he proclamado a Carolina Goic. No es lo mismo constatar que proclamar. Proclamar es un verbo que recién debiera empezar a conjugarse después de las elecciones municipales. Sólo he dicho que nadie ha clavado la rueda de la fortuna y que, como canta Vicentico, «los caminos de la vida no son lo que yo pensaba, no son lo que yo creía, no son lo que imaginaba».

      Y creo no estar equivocado. Nunca como ahora había visto tantas visitas a mi blog, y desde hace mucho tiempo que no veía en las redes sociales muestras de simpatía hacia un político como las que concita Carolina Goic.

      Te saluda con afecto,
      Rodolfo Fortunatti

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: