EL PRONOSTICO “THE ECONOMIST”

 

RLagos1-foto

El pronóstico The Economist

La Nueva Mayoría ganaría las elecciones presidenciales del próximo año. El pronóstico es de la unidad de análisis (Economist Intelligence Unit) del semanario británico The Economist. Son los mismos investigadores que han vaticinado tasas de crecimiento del PIB de Chile del 1.6 por ciento para este año, y de 3.1 por ciento para 2017, junto a un descenso de la inflación a cerca del 3 por ciento.

El dato esencial que desmenuzan los analistas es el comportamiento de los indecisos y las preferencias del electorado de centro-izquierda. La combinación de ambos segmentos de opinión inclinaría la balanza hacia el o la candidata que en julio del próximo año presente la Nueva Mayoría a la ciudadanía.

La proyección de The Economist es consistente con la información que arrojan recientes estudios de opinión —como los del CEP, Adimark y Cadem— acerca de la postura que asumirán los que se declaran dubitativos. Por ejemplo, cuando la Encuesta CEP pregunta a la gente dónde se clasifica a sí misma en una línea de izquierda a derecha, exceptuando el centro, donde por comodidad se sitúa el grueso de los entrevistados, la mayoría se vuelca hacia la izquierda. Y cuando el sondeo escruta a las personas por su grado de bienestar en la actual coyuntura, seis de cada diez chilenos se declaran satisfechos.

Los entrevistados ocultan sus preferencias y, por eso, si se mira la Encuesta Cadem del 29 de agosto, sólo un 18 por ciento de los consultados está de acuerdo con las reformas tributaria y laboral, y, no más del 21 por ciento, con la reforma educacional, proporciones muy distantes de las proveídas por la Encuesta de Valores Sociales de la Universidad de Santiago, que confirma la necesidad de aquéllas. Por eso, lo que hacen los analistas es establecer correlaciones entre diversas respuestas. Y, entre estas asociaciones de datos, constatar la escasa viabilidad de triunfo de la centro-derecha en noviembre de 2017.

La hipótesis de base es que la Nueva Mayoría gana las elecciones presidenciales. Y no hay otro contexto. Esto sugiere que el conglomerado oficialista ya se está revelando como alianza con capacidad de reproducción y de proyección más allá de 2018. Significa que los ciudadanos están pensando en una coalición, y no en una colección de partidos y candidatos compitiendo en primera vuelta. E implica que el mecanismo de nominación del presidenciable de esta coalición no puede ser sino el consenso en torno al que concita la adhesión indiscutida de la opinión ciudadana, o unas primarias como las que se han venido institucionalizando en el país desde hace dos décadas.

«Las primarias son un riesgo —decía John Kennedy, de 43 años en 1960—, pero no creo que pueda ser candidato sin ellas; así que hay que arriesgarse y tener suerte».

Voluntad de Ricardo Lagos Escobar de volver a La Moneda

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: