EL NEOCONFESIONALISMO

trata_4

pdf

Ya en sus orígenes, cuando se desprendió del tronco conservador, la Falange Nacional se declaró a sí misma como un partido no confesional, es decir, como una colectividad política que no adhiere ni es representante de ninguna confesión religiosa [1].

Su heredero, el Partido Demócrata Cristiano, reafirma esta identidad en sus estatutos de 1960, donde se postula como «una organización política popular, no confesional, de inspiración cristiana, que por los medios democráticos lucha por implantar una sociedad comunitaria en la que imperen la libertad y la justicia y que en el plano internacional promueve la paz y cooperación entre todas las naciones y la unidad de los pueblos latinoamericanos» [2].

Más de medio siglo después, un emergente fundamentalismo católico aspira a restablecer el confesionalismo que el decimonónico Partido Conservador abandonó en 1929 [3]. Esta vertiente tradicionalista desearía que los parlamentarios de la Democracia Cristiana subordinaran su voto a los dictados de la Iglesia Católica, y que la conciencia de sus militantes fuera lo que aquella entiende por conciencia recta, informada y responsable.

Este neoconfesionalismo es contrario a la trayectoria histórica del partido que, invariablemente, ha defendido su independencia y autonomía respecto de otros poderes, como los religiosos, y que, asimismo, ha bregado por la libertad de cultos y de conciencia. Dicho revisionismo desconoce las resoluciones del Quinto Congreso de la Democracia Cristiana, donde, por primera vez y de manera explícita, se acogieron las visiones del mundo judío e islámico.

Dice el artículo 22 del V Congreso: «La Democracia Cristiana postula una política de apertura e integración hacia los diversos credos religiosos, incluyendo las visiones del mundo judío e islámico y otras fuentes del pensamiento intelectual y cultural que buscan la dignificación y el respeto por la vida humana. Defendemos la libertad de culto y la igualdad jurídica de las iglesias que se han formado al amparo de las leyes vigentes. Somos contrarios a toda forma de discriminación y exclusión en razón de las creencias religiosas de los ciudadanos. Continuaremos profundizando las relaciones con los diversos credos religiosos del país, para acoger sus propuestas, anhelos y aspiraciones respecto del desarrollo social, económico, político y cultural de nuestro país».

El mundo judío e islámico, que la Democracia Cristiana mira con simpatía y que quisiera acoger y comprender, tiene una visión distinta de la católica acerca de la interrupción del embarazo. Los judíos, como los budistas, aceptan la interrupción del embarazo en ciertas circunstancias, como cuando está en peligro la vida de la madre. Para los musulmanes sólo cuatro meses después de la concepción Dios envía el alma al feto, por lo que sus distintas variantes toleran el aborto. De hecho, en ningún país musulmán rige la prohibición absoluta que impera en Chile [4].

En cuanto a otras iglesias cristianas, los metodistas consideran que la decisión de interrumpir el embarazo es un derecho de la mujer. Lo mismo entienden las iglesias Episcopal y Presbiteriana. Y los anglicanos lo aceptan hasta las 28 semanas de gestación.

Los democratacristianos que profesan estas creencias religiosas no tendrían lugar en el partido imaginado por los neoconfesionalistas, porque para éstos, antes que el diálogo ecuménico debe primar el integrismo doctrinario, y antes que la diversidad de creencias humanistas —cristianas y no cristianas— debe imponerse la católica, apostólica y romana, lo mismo en un partido no confesional que en un Estado laico.

Por su intolerancia al pluralismo y a la libertad de conciencia, el neoconfesionalismo entraña un retroceso para las políticas de vida con enfoque de derechos inauguradas en Chile durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva y de la Democracia Cristiana.

[1] Falange Nacional de Chile

[2] Partido Demócrata Cristiano

[3] El Partido Conservador

[4] El aborto en el Islam

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: