CONDICION ESENCIAL

Belisario Velasco y Rodolfo Fortunatti

imagen-carolina-goic-12-820x385

Antes de la selección del candidato es condición sine qua non que la Junta Nacional decida y declare explícitamente su compromiso de concurrir a las primarias institucionales del 2 de julio.

2017 es un año político. Un tiempo de definiciones que ha comenzado marcando su impronta contra el desafortunado año 2016, annus horribilis para algún observador internacional. Todas las expectativas apuntan hacia el reordenamiento de las ideas, de los liderazgos y de las fuerzas. Los intereses se sinceran y aflora una nueva racionalidad del debate.

También se dibuja el escenario en que estas definiciones se jugarán. En la derecha se impone la opción de Sebastián Piñera y el ineludible pacto electoral parlamentario, porque ya no hay tiempo ni espacio para otro liderazgo ni para otra vía. En la izquierda, las promesas del 2011 reeditan el frente amplio, para albergar, como tantas veces, a los novicios movimientos ciudadanos. Y en la centroizquierda, cuya expresión política es la Nueva Mayoría, se perfilan las tres candidaturas realmente viables, mientras se llevan a cabo las conversaciones para configurar el pacto parlamentario.

Las decisiones que en estos días tomen la DC y el PS, sus mayores partidos, serán cruciales para consolidar el reordenamiento del sector, porque el riesgo de fracaso siempre está latente en la confianza de estirar el elástico. Solo la sensatez nos pone a salvo de este peligro. Y ésta entraña actuar con lucidez, claridad y determinación.

En la reciente elección de su directiva nacional, la Democracia Cristiana escogió postular un candidato presidencial. Confirmó, asimismo, que competirá dentro de la coalición de centroizquierda a la que aportará sus propuestas programáticas.

Hoy, la figura mejor posicionada del partido es Carolina Goic. La senadora está en condiciones de concitar la más amplia adhesión de la próxima Junta Nacional, y de sustraer al partido de unas primarias internas. Es un camino legítimo e innovador, pues se concentrarían en una misma persona las investiduras de presidente y de candidato.

Sin embargo, antes de la selección del candidato es imperativo, es condición sine qua non, que la colectividad decida y declare explícitamente su compromiso de concurrir a las primarias institucionales del 2 de julio junto a quienes está construyendo el pacto parlamentario de la centroizquierda.

Si no se cumple este paso preliminar, la amenaza de ruptura de la centroizquierda, que pasa por el corazón de la DC, cobra realidad, al igual que el triunfo de la derecha y la más demoledora derrota parlamentaria del partido en toda su historia. No pasaría de los 13 diputados y habría regiones en que no tendríamos expresión.

Quienes buscan romper la centroizquierda desde nuestras filas, reemplazándola con acuerdos con la centroderecha, le están haciendo un daño irreversible al partido. En lugar de unir, crean problemas que incluso van más allá de nuestra doctrina.

Hace solo dos meses hubo una encuesta nacional: las elecciones municipales de octubre. Si bien es cierto el innegable triunfo de la derecha en la elección de alcaldes, en la de concejales, que es la que abarca a toda la ciudadanía y no se circunscribe sólo a algunas comunas emblemáticas, la Nueva Mayoría obtuvo un mayoritario porcentaje de votos, derrotando a nivel nacional a la oposición.

Si actuamos unidos podemos repetir y aumentar esa ventaja con el candidato o candidata que resuelva la primaria de julio.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: